Data & Analytics

Ensayo sobre el Gran Buenos Aires: Estrategias para un nuevo desarrollo urbano

Description
Ensayo sobre el Gran Buenos Aires: Estrategias para un nuevo desarrollo urbano
Published
of 8
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Related Documents
Share
Transcript
  Luis Hernando Lozano-Paredes , Arquitecto   Maestría en Economía Urbana | Economía Urbana I   Economía Urbana I | Maestría en Economía Urbana   Ensayo sobre el Gran Buenos Aires: Estrategias para un nuevo desarrollo urbano.   ¿Cómo logramos todos una mejor adherencia  a aquello que nos acerca?   ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------   Universidad Torcuato Di Tella Escuela de Gobierno | Escuela de Arquitectura y Estudios Urbanos Arq. Luis Hernando Lozano-Paredes Profesor: Pablo Trivelli O.   Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina Julio de 2016    Luis Hernando Lozano-Paredes , Arquitecto   Maestría en Economía Urbana | Economía Urbana I   Mucho se ha hablado de la frase de Marlaux, citado por Ricardo Piglia, donde se definió a Buenos Aires como la “capital de un imperio que nunca existió”, clichés aparte, es cierto que Buenos Aires entendido en toda su extensión, es un caso particular en el contexto latinoamericano y del hemisferio sur; Una megaciudad, polo industrial dinámico y competitivo del país y del c ono sur cuyo producto se puede equiparar a las economías nacionales de países como Venezuela o Suecia siendo la segunda aglomeración más poblada de Sudamérica y del hemisferio sur, la tercera de toda la américa latina y la quinta de américa.   Buenos Aires ocupa el “orgulloso” lugar de posicionarse dentro de las 20 mayores ciudades de todo el planeta y cuenta con infraestructura de transporte, servicios y calidad del espacio público comparable a muchas ciudades de países avanzados. Sin embargo, es necesario reconocer que este proceso de desarrollo urbano ha tenido dos grandes consecuencias no tan positivas que deben ser mencionadas y tenidas en cuenta a la hora de hacer un acercamiento sincero a la realidad actual del país, la región y la ciudad que nos compete:   ●   La centralidad de la Ciudad de Buenos Aires y el nivel de desarrollo económico logrado por la misma en vista de una realidad de aglomeración del poder político y comercial, se dio en detrimento del desarrollo regional de otras zonas del país, generando desequilibrios  territoriales que el país ha pagado en sus capacidades de crecimiento. ●   El mencionado desequilibrio no es solo patente a nivel de la región y el país, sino que se vive dentro de la megaciudad donde las posibilidades de acceso a las oportunidades que brinda el desarrollo son dispares y la calidad de vida de los habitantes cambia diametralmente en condiciones de localización similares. En definitiva, todos habitamos la misma ciudad. Los puntos anteriormente mencionados se acompañan con otra realidad: el declive económico-social que ha vivido el país en las últimas décadas, donde su posición frente al escenario internacional se ha visto disminuida y el tan anhelado “desarrollo” se ha visto retrasado por circunstancias de orden político más que ningún otro aspecto.   Sin embargo, después de generar este diagnóstico quizás pesimista del estado de la ciudad es interesante observar qué alternativas surgen para que los beneficios de vivir en la misma se transmitan a todos lo que la habitan y que dichos beneficios se traduzcan hacia el resto del territorio nacional; Para esto, es necesario definir el desempeño de los actores involucrados en las ciudades en general y traer esta asociación a un caso específico de Buenos Aires, en donde se observe el estado actual de los desequilibrios urbanos y proponer alternativas para su estudio y renovación.   Es pertinente recordar que no podemos entender a la Ciudad sin la presencia de un Estado  -habrá que definir posteriormente sobre qué tipo de Estado estamos hablando-,  Luis Hernando Lozano-Paredes , Arquitecto   Maestría en Economía Urbana | Economía Urbana I   existe una realidad ineludible y obviamente aplicable al caso de Buenos Aires, en donde la ciudad se nos presenta como el escenario de externalidades que no pueden ser resueltas por la suma de decisiones individuales, por lo cual es necesario de la intervención de una figura de planificación centralizada que trabaje en pro del bien común, corolario general de todo análisis sobre la ciudad, sin embargo, se encuentra aquí una dicotomía que en muchos sentidos es una tragedia y una oportunidad en sí misma:   El Estado -como organismo central- no es una institución libre de problemáticas, conformada por entes incorruptibles que de forma altruista trabajan por ese bien general, el Estado es conformado por individuos los cuales en su definición presentan intereses individuales a cumplir, no necesariamente los mismos en concordancia con el bien común, lo que termina lamentablemente destruyendo la intención central de la política pública degenerando en procesos de corrupción. Más aparte de esta apreciación generalista, el Estado enfrenta un problema radical a la hora de querer replicar y controlar una característica intrínseca a cualquier ciudad, incluyendo el caso de Buenos Aires; La realidad de la complejidad que determina que en muchos casos las políticas públicas mejor intencionadas fallen a la hora de traer solución a esas externalidades previamente mencionadas.   En Buenos Aires, independientemente de la experiencia de la última década en cuanto a la organización estructural del estado y teniendo en cuenta que no se puede hablar de Buenos Aires como una única entidad política entrando aquí en gran juego el papel de la interjurisdiccionalidad entre los diferentes municipios que conforman la megaciudad, muchas de las iniciativas y poderes se han alejado del control “público” exclusivamente y esto ha causado que el sentido de responsabilidad de intervención en el espacio -el cambio  en el espacio- y la idea de lograr un desarrollo sostenible de la ciudad y su región, ha salido del dominio exclusivo de las municipalidades y los ministerios con los planificadores urbanos como sus únicos expertos.   Buenos Aires se ha expandido, las distancias que casi todos recorremos para obtener acceso al trabajo, el comercio y el entretenimiento se incrementan constantemente y el dinero disponible para obra pública relacionada es, como siempre, limitado.   La mejora de la infraestructura vial, los servicios y en general todo lo que se define como de “utilidad pública” se ha visto retardada y si bien se ha dado inversión pública y privada, la misma no ha sido suficiente en lo absoluto, lo que se manifiesta en el colapso de los servicios públicos de la ciudad en momentos de sobre-utilización y en los problemas de accesibilidad a la ciudad por mencionar algunos; Hay un proceso que no se detuvo desde el experimento “neoliberal” de la década de 1990 y que tampoco cambió con el supuesto gobierno “progresista” de los últimos años, la gente acaudalada se continúa retirando a las comunidades cerradas de la periferia, y en la misma periferia muchos otros continúan  Luis Hernando Lozano-Paredes , Arquitecto   Maestría en Economía Urbana | Economía Urbana I   atrapados en procesos de guetización sociales y exclusión de la participación en la vida urbana.   Se espera que todos estos problemas sean abordados por la planificación o la gobernanza como un instrumento de administración urbana y regional, sin embargo, es la misma planificación del área metropolitana en todas sus jurisdicciones, ante la carencia de un ente metropolitano “consolidador” en términos administrativos, la que está entrando en falta a la hora de abordar los problemas subyacentes a la gran aglomeración de personas y ciudadanos , que implica Buenos Aires.   La planificación urbana se inhibe al intentar replicar o simular la complejidad inherente mencionada anteriormente, y en el caso de Buenos Aires, las políticas públicas no logran replicar el comportamiento de los procesos económicos y sociales que subyacen a la ciudad, por lo cual se ha fallado en reconocer que la sociedad no tiene una imagen directa en la creación de la ciudad actual, hay una falacia en la idea de la “participación ciudadana” cuando las políticas públicas no responden a los intereses de un involucramiento ciudadano, un escenario muy similar al descrito por el director de cine Italiano Francesco Rosi en su filme “Las manos sobre la ciudad” donde se presencia el fenómeno de una cooptación del estado y de la “participación” por parte de grupos de interés en donde la planificación centralizada planifica para dichos grupos. Muchos autores sobre los temas urbanos como establecen que muchas veces se confunde el orden visual con el orden social: los arquitectos, urbanistas. sociólogos y economistas, sumados a las otras profesiones que generalmente intervienen la ciudad por más capacitados que estén son incapaces de crear un medio ambiente en que impere la clase de variedad y orden complejo que define a ciudades como Buenos Aires y dicho equilibrio se puede lograr únicamente gracias a la acción de una comunidad en la que cada uno da forma a las partes del medio ambiente que mejor conoce, siendo el corolario que únicamente las personas que habitan  en un lugar pueden conocer sus verdaderas necesidades . Aquí el límite inherente a la planificación centralizada que también aplica para la ciudad, la dispersión del conocimiento y la falta de inclusión de un conocimiento “desorganizado”, no científico pero basado en el conocimiento de circunstancias de tiempo y lugar, reglas generales, en definitiva, el tejido que da vida a nuestras ciudades.   La gran pregunta es cómo suministrar o aplicar la infraestructura, servicios y hasta las calles, de una manera descentralizada en Buenos Aires; Se podría plantear que hay una imposibilidad que descentralizadamente se realice la provisión de servicios públicos, o que descentralizadamente se pueda administrar la propiedad pública y los bienes  de uso público en la ciudad de Buenos Aires, sin embargo la experiencia ha demostrado que ante la falta de definición clara de derechos de propiedad, los bienes de la ciudad se han degradado ante el uso público irrestricto.    Luis Hernando Lozano-Paredes , Arquitecto   Maestría en Economía Urbana | Economía Urbana I   Es necesario reconocer que la provisión de servicios públicos urbanos tiene características de Monopolio natural y que en muchos casos estos monopolios deben conservarse para distribuir mejor y más eficientemente estos bienes urbanos, sin embargo es intención de este documento el presentar también que el Monopolio así concebido no tiene incentivo de competencia para mejorar, el estado como actor de salvaguarda de lo público no tiene incentivos para mejorar en el tiempo, en definitiva el estado no crea riqueza y un estado como el Argentino está impedido por su tamaño y circunstancias políticas de intereses y clientelismos partidistas, de en realidad ser efectivo, o ser un  Estado Emprendedor  , ya que el sistema mismo se dirige hacia incentivos políticos más no económicos.   Por eso, la propuesta para el Área Metropolitana de Buenos Aires, la megaciudad que aglutina a una gran parte de los Argentinos, es que se reinvente y se de una nueva dimensión al papel del Estado en la ciudad y que se promueva la provisión de los bienes y utilidades urbanos por medio de una entidad voluntaria y contractual con el ciudadano, en un espacio donde si bien exista un ente metropolitano coordinador, exista también la suficiente autonomía e independencia (así como interrelación) municipal y la inclusión de cooperativas de fomento y organizaciones barriales para este efecto- entendiendo que las estructuras de creación y administración de ciudad pueden (y deberían) ser voluntarias y no necesariamente coercitivas.   Ante esto las estrategias puntuales de desarrollo urbano bajo este marco contractual ciudadanía-administración sería desarrollada en los siguientes puntos:   1.   Buenos Aires Corporativa - Administración centralizada, pero de asociación contractual y autonómica con la nueva Empresa del AMBA . 2.   Buenos Aires Emergente y Táctica  - Involucramiento de la ciudadanía aglomerada y de la iniciativa privada en la creación y mejora del espacio público y en la provisión de utilidades públicas (Ejemplos Urbanismo Táctico: Asociación Público-Privada para provisión de Agua por parte de una cooperativa de vecinos en el Partido de la Matanza, Techo para mi país en cuanto a provisión de vivienda.) 3.   Buenos Aires Miscelánea  - Descentralización administración pública en pro de una cercanía al ciudadano con carácter vinculante de decisiones de asamblea de participación ciudadana. 4.   Buenos Aires Atomizada - Promoción de la descentralización económica y la creación de nuevas centralidades basadas en un retorno a las centralidades municipales previamente consolidadas e impulso al desarrollo comercial de estas viejas/nuevas localidades. 5.   Buenos Aires Motil:  Y aquí es necesario detenerse un poco al ser innegable que el transporte, en todas sus formas actúa no sólo como elemento que estructura el crecimiento de las ciudades y las regiones sino que del mismo depende en gran medida el bienestar económico de una población que por el momento todavía ve extremadamente centralizada sus posibilidades de inserción al mercado de trabajo y de las oportunidades de comercio, y que todavía no
Search
Tags
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks