Crosswords

LA EMIGRACION RIOJANA A AMERICA EN EL PRIMER TERCIO DEL SIGLO XX

Description
Esta comunicación trata de la población riojana emigrante anónima y de las causas que intervinieron en el fenómeno de una emigración en masa, en el periodo que va desde finales del siglo pasado hasta el primer tercio de este siglo.
Categories
Published
of 18
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Related Documents
Share
Transcript
   1 1 LA EMIGRACION RIOJANA A AMERICA EN EL PRIMER TERCIO DEL SIGLO XX     2 2 Esta comunicación trata de la población riojana emigrante anónima y de las causas que intervinieron en el fenómeno de una emigración en masa, en el periodo que va desde finales del siglo pasado hasta el primer tercio de este siglo. Como prueba poseemos  pocos datos estadísticos, aunque nos introducen en el fenómeno migratorio riojano hacia América. Las estadísticas sobre la emigración y la inmigración de España, se encuentran  publicadas por la Dirección General del Instituto Geográfico y Estadístico, de las cuales entresacamos las salidas por mar de aquellas personas cuya última vecindad es la  provincia de Logroño desde 1911 hasta 1930. De su desarrollo observamos que el número de riojanos emigrantes a América fue el siguiente: 1911: 2.203 1916: 490 1921: 485 1926: 373 1912: 2.437 1917: 289 1922: 497 1927: 394 1913: 1.910 1918: 106 1923: 557 1928: 249 1914: 656 1919: 392 1924: 659 1929: 232 1915: 476 1920: 504 1925: 547 1930: 174 En estos 20 años salen un total de 13.630 viajeros, cuya última vecindad era La Rioja, aunque desconocemos cuántos de ellos volvían para retornar nuevamente, con lo cual son contabilizados en más de una ocasión inflando la estadística de emigración transoceánica. En cualquier caso, el dato nos sirve de referencia para realizar algunas consideraciones sobre el fenómeno migratorio a los países de América. En primer lugar apreciar que si bien el promedio anual es de 681 pasajeros, se debe principalmente a que los años anteriores a la primera guerra mundial, fueron los catalizadores de la emigración en masa. Si obviamos esos tres años, el promedio anual de salidas de los otros diecisiete años es de 416 pasajeros, cifra más cercana a lo que significó nuestra emigración ultramarina. Otra consideración que se desprende de la serie estadística, es que el periodo protagonizado por la Gran Guerra (1914-18), marca un descenso acusado de las salidas de viajeros, quizás porque las propias compañías navieras se vieran impedidas para un tráfico naval normalizado, pero sobre todo, por el impulso económico que supuso para España el estallido de hostilidades en el continente y en el que nuestro país permaneció neutral, permitiendo que nuestra región aumentara su  producción industrial, como se desprende de la estadística provincial de 1915, en la que la industria textil y del calzado, por ejemplo, manifiesta un importante crecimiento. Finalizada la contienda europea se recupera el ritmo de salidas emigratorias hasta alcanzar las cifras de 1914, para comenzar en 1925 el definitivo descenso que se desarrolla de forma continuada hasta 1930. El hecho de que las cifras absolutas de viajeros puedan parecer escasas como  para determinar la importancia del fenómeno migratorio, puede llevar a error si no tenemos en cuenta la posición de La Rioja en el conjunto de las 49 provincias españolas con datos estadísticos de salidas de viajeros. Este aspecto de la posición es sumamente significativo si además tenemos en cuenta la relación existente entre salidas de viajeros y el censo de población de esos años, pues La Rioja se presenta siempre entre las veinte  provincias con mayor índice de emigración por cada 1.000 habitantes, salvo los años de 1918, 1920, 1928, 1929 y 1930, que obtuvo las posiciones 23º, 22º, 25º, 24º y 22º del orden clasificatorio en el que se inscriben las 49 provincias. En 1911 comienza en el  puesto 14º y durante el resto de los años se situará en el puesto 17º principalmente.   3 3 Otra observación que no pasa desapercibida, es la referida al movimiento mensual de viajeros, que en La Rioja se da significativamente en los meses de Septiembre a Enero, siendo el mes de Noviembre el de mayor número de salidas, seguido de Octubre y a cierta distancia Diciembre y Enero. Trasladando este dato a la realidad socioeconómica de La Rioja de aquellos años, que podemos describir a grandes rasgos como de una región eminentemente agrícola y ganadera, con una industria subsidiaria, podríamos entender el porqué de las salidas preferentes durante estos meses.  Noviembre es el mes en que los rebaños trashumantes se trasladan a Extremos y el mes que comienza el barbecho de las tierras una vez realizadas las fatigosas tareas de recolección durante el verano. Si suponemos que el perfil del emigrante de entonces, de  procedencia eminentemente rural, se ajusta al de un hijo de labradores o ganaderos, resulta previsible que la mejor época para iniciar la marcha hacia América, es la que marcan las estaciones de otoño-invierno, por la disminución de las tareas agrícolas y  pastoriles y por tanto de las necesidades de mano de obra familiar. Por último, para cerrar el análisis de esta serie estadística, es preciso informar sobre las provincias marítimas, por las que salieron los viajeros riojanos con destino a América. En este sentido es apreciable cómo de los 13.630 casos registrados en estos 20 años, la mayor parte de los mismos (el 61,4%), optaron por hacer la travesía oceánica desde el puerto de Barcelona. El 23,7% se decidieron por el puerto de Bilbao, y ya a distancia los que optaron por Santander (el 5,8%), pese a que en los dos últimos años de 1929 y 1930, superan a los salidos por el puerto de Bilbao. Los puertos gallegos de Pontevedra (4%) y La Coruña (2,2%), también fueron punto de salida para algunos riojanos. Por último, en la dársena de la bahía de Cádiz llegó a embarcarse un 2,5% de los viajeros riojanos. El resto de puertos apenas son significativos en el movimiento de viajeros riojanos, que circunstancialmente los utilizan en diferentes años. LAS CAUSAS DE LA EMIGRACION RIOJANA Sabemos que a comienzos del siglo XVIII la emigración se orienta a zonas meridionales de España, concretamente a Extremadura y Andalucía, regiones conocidas  por los cameranos, debido a su profesión de ganaderos trashumantes. También se inicia una emigración a América centrada en países como Argentina, Cuba, Brasil y Chile, aunque también se conocen referencias de la emigración camerana a México 1 . Cameros ha sido la zona de la provincia de Logroño que ha suministrado los mayores contingentes emigratorios, incluso cuando los recursos ganaderos e industriales  permitían que en Cameros existieran unos niveles de renta muy superiores a los de las zonas ri bereñas del Valle del Ebro. En este sentido se manifiesta el doctor Calvo Palacios 2  cuando explica que los excedentes demográficos en Cameros suponen, de una  parte, la existencia de un crecimiento vegetativo positivo y superior al de La Rioja y, por otra, el reconocimiento de un mínimo ecológico y un máximo económico muy próximos entre sí, de tal suerte que la posible elasticidad del nivel de vida quedaba muy contraída en el supuesto de que no se produjera la emigración. Desde un punto de vista más 1  Officer, J.E.,1987, “Hispanic Arizona, 1536-1856” . The University of Arizona Press 2  Calvo Palacios, 1977:81   4 4 descriptivo lo confirma Fernández 3  de Navarrete en 1813 cuando dice a propósito de los riojanos de la sierra: “sus moradores salen de sus montes a adquirir su sustento y aun riquezas a otros países, no con servicios y empleos bajos e indecorosos, como los de otras provincias, sino en los útiles y decentes del comercio y contratación. Así se ven tantas, tan acreditadas y honrosas Casas de Comercio de sus naturales establecidas en Madrid, Cádiz, América y otras Plazas mercantiles. (...). Su patrimonio y paisanaje crece a proporción de la distancia de su patria, y sus compatriotas hallan en ellos amor, apoyo y protección, que se dan la mano unos a otros. (...).  Los grandes caudales de las muchas Casas de Comercio de los serranos riojanos establecidos  fuera de su país contribuyen no poco a aumentar las riquezas de la sierra porque no dejan de refluir entre sus familias y parientes avecindados en ella”. Es decir, el comercio, principalmente el sostenido por una tradición de manufacturas pañeras, que tuvo en la arriería su principal eje vehicular, pero que se extendió hacia otras mercancías y productos, principalmente los coloniales. Así pues, las constantes laborales en la actividad de los cameranos, su desarrollo y declive, han sido el telón de fondo sobre el que se han enmarcado las causas de la emigración; por ello, la investigación en torno a una agricultura de subsistencia, a la ganadería, bien sea estante o trashumante, y la industria artesanal pañera, durante los siglos XVI al XIX son la base de numerosos trabajos de estudiosos de la Historia moderna y contemporánea de La Rioja, aunque también de novelistas, como el narrador Elías Verde y González, con su manuscrito 4  inédito que se conserva en el Instituto de Estudios Riojanos, titulado “  El camerano emigrante. Novela histórica y social” . En esta novela, incompleta o inacabada, encontramos que la acción se sitúa en 1826, en la villa de Ortigosa de Cameros, con la llegada del arriero que se dedica a la conducción de jóvenes emigrantes y la descripción minuciosa de lo que pudo ser la aventura del joven emigrante. Ya en el  prólogo de la novela advierte al lector sobre la emigración, al que explica “que es  preferentemente masculina” , porque en los pueblos de Cameros se pueden observar “célibes matronas de treinta y más años” . Que las causas hay que buscarlas en “la importación de Sajonias (ovejas) en detrimento de las merinas, lo que mató industria y ganadería”  y que los jóvenes emigrantes “emprendieron la aventura del comercio como la más en armonía con sus facultades intelectuales y físicas” . A juicio de este narrador, observa que los jóvenes cameranos “emigran a las Américas huyendo de las quintas o por la ambición de más pronta y mayor fortuna” . En definitiva, una recomendable lectura de la que ha venido en llamarse novela social o histórica. Resumiendo lo antedicho en esta narración de valor etnográfico, los emigrantes son  principalmente hombres muy jóvenes (hasta de 10 y 12 años), que por causas socioeconómicas como es el declive de las explotaciones ganaderas o el cierre de las industriales, la proximidad o requerimiento de parientes o convecinos que se han instalado en otras localidades mediante dedicación comercial, constituyen un proyecto de futuro laboral, y además, los que no pudiendo pagar su exención del servicio de quintas, y no deseando albergar la posibilidad de acabar en cualquier punto de conflicto colonial, salían con destinos imprecisos, aunque albergando la secreta esperanza de triunfar como la imagen y el modelo que algunos indianos enriquecidos habían ofrecido a su regreso. Otras hipótesis sobre causas de emigración se basan en los condicionamientos geográficos que inciden sobre la demografía, y que imprimen, en 3  Fernández de Navarrete, A.N., 1813, “Discurso sobre la necesidad, utilidad y ventajas que resultarían a La Rioja, en su erección a Provincia Política de la Monarquía e independiente de las demás”, en Abad, F., 1980:178 4  I.E.R., M/297   5 5 concreto al área de montaña de La Rioja, una tendencia a provocar excedentes de  población que se verían obligados a emigrar a otras zonas de la región, la península y América. A este respecto señala el profesor Leach Albert 5 , que “ resulta evidente que la Sierra ha sido fecunda en hombres. Esta es una verdad que se convierte en vivencia con sólo pisar el suelo de La Rioja, con sólo ver el srcen serrano de muchos de sus habitantes y las enormes aportaciones que la Sierra ha hecho a la hispanización de  América... ”. Asimismo, destaca que “ el excedente de población de la Sierra no hay que buscarlo en la existencia de una mayor natalidad en ella, ya que la tasa de natalidad en los siglos pasados fue muy alta en todas las latitudes, del orden del 40 por 100, cifra  próxima al techo biológico de la raza humana. El excedente demográfico de la Sierra hay que buscarlo, por tanto, en la menor mortalidad en la misma que resulta de la confluencia de tres circunstancias que frenan el desarrollo de las enfermedades infecciosas: Clima más fresco. Agua más pura. Población más diseminada” . También podemos certificar el fenómeno migratorio en Cameros, con la estadística sobre Crecimiento Real de la Población: CAMEROS NUEVO: MUNICIPIOS 1900 1910 1920 1930 NESTARES 158 149 184 165 TORRECILLA 1545 1182 1230 1339  ALMARZA 269 249 344 214 PINILLOS 147 132 120 110 NIEVA 711 641 522 481 EL RASILLO 407 365 350 307 ORTIGOSA 994 1069 926 943 GALLINERO 144 127 87 91 PRADILLO 326 281 220 186 VILLANUEVA 483 480 393 379 VILLOSLADA 722 731 698 723 LUMBRERAS 740 746 646 651 TOTAL 6646 6152 5720 5589 Fuente: Estudio Socio-Sanitario de 1983. Gobierno de La Rioja. 5  Leach Albert, 1974:187
Search
Similar documents
View more...
Tags
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks