Documents

La Riqueza de Las Naciones-Adam Smith

Description
20 21 estruetura;de aquiqueel modelociendfico-socialserefieraalcom- portamiento0 a la disposici6nenel sistema. El sistema, por el contrario, denota la estructura. Entendemos por sistema, simplificando la definici6n quedimos antes, laorga- nizaci6n racionalde las posibilidades. Las caracteristicasdelmodelosocio16gico impidenaplicarplena- menteel tratamientociendfico natural.           r _--:....- -(T '\...c    c:  t-.J      i \-..Clbl       c:.... \
Categories
Published
of 29
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Related Documents
Share
Transcript
  20 21 estruetura;deaquiqueelmodelociendfico-socialserefiera al comportamiento 0 aladisposici6n en elsistema. Elsistema,porelcontrario,denotalaestructura.Entendemos porsistema,simplificandoladefinici6nquedimosantes,laorganizaci6nracionaldelasposibilidades. Lascaracteristicasdelmodelosocio16gicoimpidenaplicarplenamenteeltratamientociendficonatural.  ~~lc   ~L l ~IJI~   c...~~. .   _ : (T '\...c Q\~   c: t-.J  ~   t~~   i \ Clbl  : ~f   L~ c:.... \ Q.Ltc:.:n,) ~ ::>~   1. \ . i ~;:\ ) QQl\I..1 )IPrL.   i ~\c a-L..{~~   .4-t\..JLoc-~\-L.   ~q a riquez de l s n ciones· Extractos) Adam Smith IntroducciOn y pl n de la obra Eltrabajoanua!decadanaci6neselfondoquesrcinariamentelaproveedetodas las cosasnecesariasyutilesparalavida,queconsumeanualmente,yqueconsiste en elproduetoinmediatodeltrabajo0 en 10 queconestesecompra de otrasnaciones.Por 10 tanto,segunlaproporci6nmayor 0 menorqueeste pro- dueto,0 10 queseadquiereconel,guardeconelnUmerodeaquellosqueconsumen,lanaci6nestaramejor 0 peor surtida de lascosasquenecesita.Masestaproporci6nseregulaentodanaci6n por doscircunstanciasdiferentes:laprimera por lapericia,destreza0inteligenciaconqueseaplicageneralmenteeltrabajo,ylasegunda, por la proporci6n entre elnumerodelosqueestanempleados en una labor util y aquellosqueno 10 estan.Seacualfuereelsuelo,elclima, 0 laextensi6ndelterritoriode una naci6n,laabundancia 0 laescasez ã Adam Smithy su obrafundamental, La riqMeza de las Nac ones ocupanunlugarprominemeen la ciencia econ6mica yen el pensamiento social en general. Publicada srcinalmenteen 1776 ana que espor demas slmbolo de impor tances cambios polltirosyecon6micos- Ia obralogr6 una gran influencia sabreelpensamientoy la polltica eron6mica de su ~poca ronvirti~ndose   asi enuno  e los documemos mas Ieldos y comemados. En un semidoinmediato Ia obea senospresentaromo una refutaci6n de las pracricas e ideas mercancilistas. En un plano'masprofundo, sin embargo, la obraronstituye una apologia de las instirucionesy pCl\cticas del capitalismo liberal proveyendo de este modo los argumemosy las ronsignas en defensa de la nueva economia. Porel lado de la tearla econ6mica, aunque no roerespondi6aSmithpropia meme formular los principios basicos de 1 que vino aronocerseromoEscuela Clasica de Economia, 51 puede reclamarseparaSmith el haber definido propia meme el campo de los escudios econ6micos. a Ia vez que haber ofeecido Ia primeragranslmesis de los conocimiemos econ6micos de su ~poca  22 23 de su abastecimiento anual depende, en cada situaci6n particular, de aquellas dos circunstancias. La abundancia 0 escasez de esta provisi6n parece que depende mas de Ill primera que de Ill segunda de dichas condiciones. En las na-ciones salvajes de cazadores y pescadores todo individuo que se halla en condiciones de trabajar se dedica a una labor mas 0 menos util y procura obtener, en Ill medida de sus posibilidades, las cosas necesarias y utiles para Ill vida para 61 0 para aquellos de su familia o tribu que son muy viejos, demasiado j6venes 0 enfermos para ocu-parse en Ill caza 0 Ill pesca. Los habitantes de estas naciones se ha-llan en tal extremo de pobreza que muchas veces se ven obligados, por carecer de 10 necesario, 0 porque su ignorancia los compele, a matar a sus hijos ancianos y enfermos cr6nicos, 0 bien los aban- nan a perecer de hambre 0 a ser devorados por las fieras. En las na-ciones civilizadas y laboriosas acontece 10 contrario; aunque un numero de personas no trabaje absolutamente nada y muchas de ellas consuman diez veces mas, 0 frecuentemence, cien veces mas produao del trabajo que aquellos que laboran, el resultado del tra-bajo comun es tan grande que todos se hallan abundamentemente provistos, y un trabajador, por pobre y modesto que sea, si es frugal e industrioso, puede disfrutar una parte mayor de las cos as nece-sarias y utiles para Ill vida que aqu6llas de que puede disponer un salvaje. ........................................................ ·U ROI Causas el progreso de las /acultades productivas del trabajo y orden en que un producto se distribuye natural mente entre las di/erentes dases el pueblo CAPITULO I DivisMn de trabajo EI progreso mas importante en las facultades productivas del trabajo, y gran parte de Ill pericia, destreza e inceligencia con que este se aplica 0 dirige, parece ser consecuencia de Ill divisi6n del trabajo. Los efectos de Ill divisi6n del trabajo en los negocios generales de Ill sociedad se entendecan mas facilmence considerando Ill manera como esta opera en alguna de las manufaeturas. Tomemos como ejemplo una manufll.ctura de poca importancia; pero de cuya divisi6n del trabajo se ha hecho muchas veces referen-cia: Ill tarea del fabricance de alfileres. Un obrero que no hubiese sido adiestrado en esta dase de ceabajo el cual se ha convenido por virtud de Ill divisi6n del ceabajo en un oficio nuevo) y que no estuviera acostumbrado a manejar Ill maquinaria que en 61 se utiliza cuya invenci6n se debe probablemente a Ill divisi6n del ceabajo), este obrero, por mas que trabajase, apenas podeia harer un alfiler al dill. Ydesde luego no podda hacer mas de veinte. Pero dada Ill ma- nera como se practica hoy dill. Ill fabricaci6n de alfileres, no s610 Ill fabricaci6n misma constituye un oficio aparte, sino que esta clivi-dida en varios ramos, de los cuales Ill mayor parte tambi6n consti-tuye otros tantos oficios distincos. Un obrero estira el alambre, otro 10 endereza, un tercero 10 va cortando en trozos iguales, un cuano hace Ill punta de cada uno de estos trozos, un quinto obrero esta ocupado en limar el extrema donde se va a colocar Ill cabeza: esta es a su vez el objetivo de dos 0 cees operaciones distintas. Fijarl11 es un trabajo especial, blanquear los alfileres, otro, y todavia es un oficio distinto colocarlos en el papel; en fin, el importance trabajo de hacer un alfiler queda dividido de esta maDera en unas dieciocho operaciones distincas, las cuales son desempeiiadas en algunas fa-bricas por otros tantos obreros diferentes, aunque en otras un solo hombre a veces desempena dos 0 tres operaciones. He visto una pequena fabrica de esta especie que no empleaba mas que diez obre-ros y en donde, por consiguiente, algunos de ellos tenian a su cargo dos 0 tres operaciones. Pero a pesar de que eran pobres y que, por 10 tanto, no estaban bien proviscos de lamaquinaria necesaria, po- dian, cuando se esforzaban, llegar a hacer todos unas doce libras de alfileres diariamente. En cada libra habia mas de cuatro mil de mediano camano y por consiguiente, estas diez personas podfan hacer cada dill. mas de cuarenta y ocho mil alfileres, cuya cantidad, dividida entre diez, correspondeda a cuatro mil ochocientos por cabeza. En· cambio si cada uno hubiera trabajado por su cuenca e independiencemerite y ninguno hubiera sido adiesceado en esta dase de tarea, es segura que no hubiera podido hacer veinte, 0 tal vez, ni un solo alfiler 11 1 dill.; es decir, seguramente no hubiera podido   4 25 hacer la doscientos cuarentava parte tal vez ni la cuatromil ocho-cientosava parte de 10 que son capaces de hacer en la actualidad gracias a la divisi6n y a la combinaci6n en forma conveniente de las diferentes operaciones. n todas las demas manufacturas y artes los efeetos de la divisi6n del trabajo son muy semejames a los de este oficio poco compli-cado aun cuando en muchas de elias aquellos no pueden consentir tamas subdivisiones ni reducirse a una sencillez tan exaeta de opera-ciones. Sin embargo la divisi6n del trabajo en cuanto puede ser aplicada ocasiona en todo esto un aumemo proporcional en las fa- cultades productivas del trabajo. Es de suponer que la separaci6n de los diferentes traficos y empleos es la consecuencia de esa ventaja. Esta separaci6n se produce generalmente con mas amplitud en aquellos paIses que han alcanzado un mayor grado de industria y progreso pues generalmeme es obra de muchos en una sociedad culta 10 que hace uno solo en estado de atraso. En todo pals adelan-tado el labrador no es mas que labriego y el artesano no es mas que menestral. Asimismo el trabajo necesario para producir una manu-factura completa se reparte por regia general emre muchas manos. ~ u ntos   y cuan diferentes oficios no se reparten en cada ramo de las manufacturas de lino y lana desde los que cultivan aquella planta y cuidan el ve1l6n hasta los blanqueadores por no mencionar a los apresadores y tintoreros? La agricultura por su propia natu-raleza no admite tantas subdivisiones del trabajo ni hay una divi-si6n tan completa de sus operaciones como en las manufacturas. Es imposible separar completamente la ocupaci6n del ganadero y del labrador como se separan los oficios del carpintero y del he-rrero. El hilandero generalmente es una persona distima del te-jedor; pero la persona que ara siembra cava y recoleeta el grano suele ser la misma. Es imposible que un hombre este dedicado cons-tantemente a una sola tarea porque las diferentes estaciones del ano cambian la oportunidad de hacer uso de esas distintas clases de trabajo. Esta imposibilidad de hacer una separaci6n tan com-pleta de los diferentes ramos de labor en la agricultura es quid la raz6n de por que el progreso de las facultades productivas del trabajo en esta ocupaci6n no siempre concuerda con los adelamos que se hacen en las manufacturas Es verdad que las naciones mas opulemas superan por 10 comun a sus vecinas en la agricultura y en las manufacturas pero general-mente las aventajan mas en estas que en aquella. Sus tierras se yen casi siempre mejor cultivadas y como se invierte en elias mas ca-pital y trabajo producen mas en proporci6n a la extensi6n y ferti-lidad natural del suelo. Pero esta superioridad del produeto raras veces excede aquella proporci6n de un trabajo mayor y de unos gas-tos mas grandes. n la agricultura el trabajo del pals rico no s m~   t pre es mas productivo que el del pobre 0 por 10 menos no es tan fe- i 1 : cundo como suele serlo en las manufacturas. El grano del pals rico f aunque la calidad sea la misma no siempre es tan barato en el mer-cado como el de un pals pobre. El trigo de Polonia es tan barato como el de Francia en igualdad de condiciones a pesar de la opulen-cia y adelantos de esta Ultima naci6n. El trigo de Francia en las provincias trigueras es tan bueno y tiene casi el mismo precio que el de Inglaterra la mayor parte de los aiios; aunque en progreso y ri-queza sea aquella inferior a esta. Sin embargo las tierras de trigo de Inglaterra eStan mejor cultivadas que las de Francia y las de esta naci6n se dice que 10 estan mejor que las de Polonia. Aunque un pals pobre no obstante la inferioridad de sus cultivos puede competir en cierto modo con el rico en la calidad y valor de sus gra-nos nunca podra aspirar a semejame competencia en las manufac-turas; si estas corresponden a las circunstancias del suelo del clima y de la situaci6n de un pals pr6spero. Las sedas de Francia son me-jores y mas baratas que las de Inglaterra porque la manufactura de la seda debido a los altos derechos que se pagan aetualmeme en la importaci6n de la seda en rama no se adapta tan bien a las condicio-nes de Inglaterra como a las de Francia. Pero la quincallerfa y las telas de lana corriente en Inglaterra son superiores sin compa-  l raci6n a las de Francia y mucho mas baratas en la misma calidad. En Polonia se asegura que escasean la mayor parte de las manufac-turas con excepci6n de aquellas mas rudimentarias y domesticas sin las cuales ningUn pals puede existir de una manera conveniente. Este aumento considerable en la cantidad de la obra que un mismo nUmero de personas puede producir debido a la divisi6n del tra-bajo procede de tres circunstancias distimas: primero de la mayor destreza de cada obrero en particular; segundo del ahorro de tiem- po que comunmente se pierde al pasar de una ocupaci6n a otra y por Ultimo de la invenci6n de un gran nUmero de maquinas que faci-   6 ~t n   y abrevian el trabajo, capacitando a un hombre para hacer la labor de muchos. En.primer lugar, el aumento en Ia destreza del obrero incremen-ta la cantidad de trabajoque es capaz de hacer, y Ia divisi6n del trabajo, al reducir la labor del hombre a una operaei6n sencilla, y hacer de esta su Unica ocupaci6n en la vida, aumenta considerable-mente la pericia del operario. Un herrero corriente, que nunca haya hecho davas, por diestro que sea en el manejo del martillo, apenas had. al dia doscientos 0 trescientos davos, y aun estos no de buena calidad Dtro que este acosrombrado a hacerIo; pero que no sea esa su Unica. 0 principal ocupaci6n, rara vez podd llegar a fabricar al dia ochocientos mil por mucho empeiio que ponga en la tarea. Yo he observado varios muchachos menores de veinte aiios, que porno habeese e;ercitado en otro menester que el de hacer davos, podia hacer cada uno diariamente mas de dos mil trescientos cuan-do se ponlaa la obra. EI hacer un davo no es indudablemente una de las tareas mas seneillas. Una misma persona tira del fuelle, aviva o modera el soplo, segUn se necesite, caldea el hierro y forja las diferentes partes del davo, teniendo que cambiar el instrumento para formar la cabeza. Las diferentes operaciones en que se sub-divide el trabajo de hacer un alfiler 0 un bot6n de metal son en particular mucho mAs sencillas y por 10 tanto, es mucho mayor la destreza de la persona que no ha tenido otra ocupaci6n en su vida. La velocidad con que se ejecutan algunas de estas operaciones en las manufaCtUras excede a cuanto pueda imaginarse que sea capaz de desarrollar la mana del hombre. . En segundo lugar, Ia ventaja que se obtiene al ahorrar el tiempo que por 10 regular se pierde aI pasar de una dase de operaci6n a otra, c:s muchO mayor de la que a primera vista pudiera imaginarse. Es imposible pasar con mucha rapidez de una labor a otra, cuando la segunda se hace en sitio distinto y con instrumentos ompl ~   tamente diferentes. Un tejedor de aldea, que al mismo tiempo cultiva una granja pequei ia no podea a menos que pierda mucho tiempo, pasar del telar al campo y del campo al telar. Cuando las dos labores se pueden efectuar en el mismo lugar, se perdera in-c:iiscutiblemente menos tiempo; pero la perdida, ado en este caso, es considerable. No hay hombre que no haga una pausa, por peque-oa que sea, al pasar la mano de una ocupaei6n a otra. Cuando co- 2; mienza la nueva tarea rara vez la ejecut8 de una manera gustosa y faeil; la mente no esta en 10 que haee, y durante algdn tiempo m bien se distrae que aplica de una manera diligente. EI habito de pa_ rarse y de una aplicaci6n indolente y poco cuidadosa que natural-mente adquiere todo obrero del campo, la mayorfa de lalf vecespor necesidad, ya que se ve obligado a mudar cada media hora de labor y de herramientas y emplear sus manas de veinte maneras distintas al cabo del dia, 10 convierte, por 10 regular, en perezoso y abando-nado e incapaz de una aplicaci6n vigorosa aun en las ocasiones m4s urgentes. Por 10 tanto, independientemente de su falta de destreza, esta causa, por sl sola, basta para reducir considerablemente la can-tidad de obra que serfa capaz de producir. En tercer lugar, y por Ul- timo, no habd quien desconozca 10 mucho que facilita y abrevia el trabajo el empleo de maquinaria apropiada. Sobran los ejemplos. y asl dnicamente decimos que la invenci6n de aquellas mliquinas que facilitan y abrevian el trabajo, parece proceder en sus ~   de la propia divisi6n del trabajo. EI hombre adquiere mejor actitud para descubrir los metodos mas id6neos y expeditos, a fin de alan- zar un prop6sito, cuando tiene puesta toda su atenci6n en un objero. que cuando se distrae en una gran variedad de casas. Debido a ladi- visi6n del trabajo toda su atenQ6n se concentrs naturalmente en un solo y simple objeto. Ha de esper rse~   por 10 tanto, que alguno de aquellos que se emplea en cada una de las ramas del trabajo en- cuentre pronto el metoda flieU y rapido de ejecutar su tarea, en cuanto la naturaleza de la obra 10 permita. Una gran parte de las mSquinas empleadas en esas manufaCtUras en las que est muy subdividido el trabajo, fueron aI principio invento de un anesano cualquiera; pues al hallarse ocupado cada uno de ellos en una opera- ei6n sencilla, concentra todas sus ideas en la bdsqueda de metodos rapidos y faciles para ejecutarla. Cualquiera que tenga la costum-bre de visitar tales manufaCtUras habra visto muchas mi\quinas buenas, inventadas por los mismos .obreros, con el fin de facilitar y abreviar 1a parte que les corresponde en la obra. En las primeras maquinas de vapor habrfa un muchacho ocupado, de una manera constante, en abrir y cerrar alternativamente 1a comunicaci6n entre la caldera y el cilindro, segdn ascendla 0 descendla el pist6n. Uno de esos muchachos deseoso de jugar con sus camaradas observ6 que atando una cuecda desde la extremidad de la valvula, que abrla I

Modelo OSI

Jul 30, 2017
Search
Tags
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks