Books - Non-fiction

Metodología de acceso a las culturas populares en Ginzburg una aplicabilidad al caso de los sectores populares en Tucumán durante la primera mitad del siglo XIX Marisa Davio

Description
Prácticas de oficio. Investigación y reflexión en Ciencias Sociales / 67 Metodología de acceso a las culturas populares en Ginzburg: una aplicabilidad al caso de los sectores populares en Tucumán durante la primera mitad del siglo XIX* Marisa Davio ISES. Universidad Nacional de Tucumán. Becaria CONICET. Mail: marisa_davio@yahoo.com.ar Aún hoy en día la cultura de las clases subalternas es una cultura oral en su mayor parte (con mayor motivo en los siglos pasados). Carlo Guinzburg, El queso y lo
Published
of 8
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Related Documents
Share
Transcript
  Prácticas de oficio. Investigación y reflexión en Ciencias Sociales / 67   Metodología de acceso a las culturaspopulares en Ginzburg: unaaplicabilidad al caso de los sectorespopulares en Tucumán durante laprimera mitad del siglo XIX* Marisa Davio ISES. Universidad Nacional de Tucumán. Becaria CONICET.Mail:marisa_davio@yahoo.com.ar   Aún hoy en día la cultura de las clases subalternas es una cultura oral en sumayor parte (con mayor motivo en los siglos pasados) .Carlo Guinzburg, El queso y los gusanos.   Introducción La Microhistoria, escuela historio-gráfica surgida a partir de los estudios de latercera generación de Annales en la décadade 1970, presta atención a casos individualesy datos inferenciales que, a simple vista,semejan ser insignificantes y secundarios.Uno de sus fundadores, el historiador italianoCarlo Ginzburg 1 nos propone una lectura másdetenida de estos detalles que evidencian laexistencia de una realidad más compleja yprofunda.En una de sus más renombradas obras(Ginzburg, 1976: 11) Ginzburg propone lautilización de datos cualitativos, apoyándoseen los aportes de teorías antropológicas,ajenas al estudio serial y macro-estructuralcaracterístico de los estudios históricos de losaños ’70. Dicha estrategia ha significado un * Mis agradecimientos a todos los profesores ycompañeros que experimentaron conmigo el inicio delDoctorado en el año 2004 y las discusiones útiles quesirvieron para seguir adelante con los trabajos de cadauno. 1 La “Microhistoria”, cuyos representantes más relevantesfueron Carlo Ginzburg y Giovanni Levi, surgió en Italiadurante la década de 1970, como una escuela cuyosrcen partía de la historia estructural, aunque planteabaun giro metodológico al reducir su escala de análisis. giro en el estudio de la Historia, un cambio enla escala de análisis que permitió, entre otrascosas, enfocar en un objeto, un personaje,una situación histórica determinada, yobservar desde allí la realidad general.Esta metodología permitía asimismo,el acercamiento a sectores sociales y culturasque dejaron escasos rastros y testimonios ensu pasaje por la Historia: las culturaspopulares, poseedoras de una cultura oral muy antigua . Esta situación,indefectiblemente lanzaba al historiador a labúsqueda de datos inferenciales e indicios,con frecuencia   escritos por otros grupossociales, que pudiesen servir como canal parallegar a ellos.El objetivo de este trabajo es plantearuna posible aplicabilidad de la estrategiametodológica de Ginzburg, en cuanto alanálisis de la cultura popular, prestandoespecial atención a la temática planteadapara mi tesis doctoral: la participación de lossectores populares en Tucumán en la escenapública durante la primera mitad del sigloXIX. Es decir, observar si dicha estrategiapodría aplicarse a ellos, aceptando unaposible influencia e interdependencia con lacultura dominante. Cabe aclarar que la noción  popular  , de acuerdo a los postulados de Luis Publicación del Posgrado en Ciencias Sociales UNGS-IDES    68 /  A propósito de Carlo Ginzburg   Alberto Romero (Romero, 1995) no se utilizacomo una categoría analítica definida de unavez y para siempre, sino que se reconocenademás terminologías utilizadas a los actoresen cuestión, emanadas desde las élites –  plebe, gente común, populacho, bajo pueblo –Si la estrategia metodológicaplanteada por Ginzburg resultara factible, elestudio de los sectores populares para el casode Tucumán a principios del siglo XIX, seríaabordable por medio del énfasis en datoscualitativos, análisis microhistóricos en loscasos que fueran convenientes, y el manejode fuentes teniendo en cuenta el contexto ylas personas que escriben (intermediarios)que median la voz de los sectores en estudio.Este tipo de enfoque, nos llevaría apensar qué tipo de uso deberíamos darle a lasfuentes oficiales, producidas desde las élites yen especial a los archivos judiciales, a loscuales Ginzburg otorga un especial interés encuanto al descubrimiento de pautas quepuedan acercarnos al estudio de las culturaspopulares.En definitiva, este trabajo propone laposibilidad de aplicación de la estrategia deGinzburg en cuanto al análisis de las culturaspopulares y al mismo tiempo, seleccionaraquellos elementos y estrategias necesariaspara tener en cuenta en estudios posterioresrelativos a la cuestión. 2   2 El expediente judicial, y el enfoque en actores “intermediarios” constituye un recurso posible de accesoa las culturas populares, aunque no es el único. Otrosautores han planteado estrategias alternativas: porejemplo, el historiador marxista británico Edward P.Thompson, se refiere a la existencia de una “economíamoral de la multitud” en la Inglaterra del siglo XVIII,rebeliones o manifestaciones del pueblo (la clase obrera)guiadas por las costumbres consuetudinarias queincitaban a la multitud a actuar en conjunto y a defendersus derechos frente a los sectores dominantes. GarethJones, muestra interés por el análisis del nuevo modelode cultura obrera a partir de 1870, impermeable a losdeseos de control por parte de la clase media. Ambos,mediante su interpretación marxista, centrada en losocial, resaltan la importancia de la búsqueda dedocumentación que evidencie las maneras de pensar,creencias y costumbres de los sectores populares, quedesafían los ideales de las clases dominantes y losconstituyen como sujetos históricos defensores dederechos consuetudinarios. La cultura popular segúnGinzburg. La noción decircularidad de cultura En El queso y los gusanos Ginzburg dejaentrever el análisis adoptado referente alestudio de la cultura popular en la Italia delsiglo XVI. Acercarse a culturas que nopertenecen a los sectores dominantes implica,según su criterio, rastrear rasgos dentro unacultura específica, detalles e indicios noobservables a simple vista, frecuentementemediados por la voz de los sectoresdominantes.Para Carlo Ginzburg, las culturaspopulares o subalternas (como él lasdenomina, siguiendo los postulados deAntonio Gramsci) son abordables por mediode la aceptación de una “circularidad entre losniveles culturales”, una mutua influencia eintercambio de patrones culturales entre lossectores dominantes y subalternos(circulación de conocimientos e ideas de unsector a otro). 3  Arribar al estudio de la cultura popularde por sí, plantea un primer problema:reconocer una cultura oral muy antigua de lacual forman parte, que recorre todo suuniverso cultural y simbólico. Este problemacondiciona al historiador, que no puede “recrear” dichas situaciones con estossectores.Ante este dilema, Ginzburg propone lautilización de filtros, es decir, intermediariosque permiten arribar al análisis de estasculturas, si bien lo hacen partiendo de suspropias perspectivas. Uno de aquellosinstrumentos documentales que consideraútiles para el historiador social o para elinvestigador de las clases subalternas, es Publicación del Posgrado en Ciencias Sociales UNGS-IDES   3 Al hablar de cultura popular, Ginzburg reconoce suparticipación activa en la sociedad, descartando laadaptación pasiva a los subproductos culturales de lasclases dominantes. Cuando habla de cultura popularreconoce en ella una cultura no homogénea y diversa.Por otra parte, el empleo del término “cultura”, comoconjunto de actitudes, creencias y patrones decomportamiento, propios de las clases subalternas, fuereconocido tardíamente en el campo historiográfico,gracias a los aportes de la Antropología Cultural.Anteriormente a ello, la “cultura popular” era definidacomo folklore, demología, historia de las tradicionespopulares, Etnología o “culturas primitivas”,diferenciándola siempre, de la cultura dominante.  Prácticas de oficio. Investigación y reflexión en Ciencias Sociales / 69   precisamente el expediente judicial. 4 Ésteconstituye un buen medio para llegar aconocer las opiniones o expresiones de lossectores populares, y sus posiciones enrelación con su intervención en el ámbitomilitar y dentro de la sociedad en general. 5  El archivo judicial, según palabras deArlette Farge, “... no escribe páginas de laHistoria, describe con palabras detodos los días lo irrisorio y lo trágicoen el mismo tono, en el cual loimportante para la administración essaber quiénes son los responsables y cómo castigarlos; las respuestas sesuceden a las preguntas, cadademanda, cada atestado es unaescena en la que está formuladoaquello que normalmente no vale la pena que esté. A menos que seescriba, los pobres no suelen escribir su biografía. El archivo judicial,terreno del pequeño delito, antes quedel gran crimen ... exhibe en cada pliego la vida de los másdesfavorecidos ...”. 6  En su libro El juez y el historiador   (1993), Ginzburg señala las coincidenciasentre el trabajo de investigación histórica y lainvestigación judicial, ya que ambasprofesiones tienen el común objetivo deconstruir probabilidades en torno a hechossociales o a episodios criminales. A partir deello, Ginzburg rescata una de las tareascentrales del trabajo histórico, basada enreconstruir o confirmar hechos, dilucidandoen cada párrafo del relato, ciertos datosimplícitos que proporcionen nociones acercade la veracidad del proceso, como tambiénresaltando los silencios dentro del juicio. Lostestigos presentes dentro de la causa, suelenaportar información acerca de esta cuestión,la cual puede comprobarse por medio de unanálisis comparativo de cada declaración,acerca del mismo suceso. 4 Por supuesto, reconociendo que estos expedientesestán por definición, filtrados por categorías jurídicasimpuestas desde el Estado y los sectores dominantes. 5 A través de esos datos podemos conocer lo que GeorgeRudé denominó los rostros de la multitud , parareferirse exclusivamente a los delincuentes que formabanun sólo cuerpo al actuar anónimamente en lasexpresiones de protesta colectiva. Generales de ley,narración sucinta de los hechos materia de lainvestigación, argumentos de las partes, documentosallegados al expediente y otros detalles del expediente judicial, son fundamentales para construir una historiadesde abajo que no caiga en magnificaciones yesquematismos de lo popular, y que no elimine toda lariqueza analítica que puede generar el estudio de lossectores populares en relación con otros grupos sociales.Véase George Rudé, La multitud en lo histórico, Siglo XIXEditores, Madrid, 1979. 6 Arlette Farge, La atracción del archivo , Editorial Alfonsel Magnànim, Valencia, 1991. Como hemos visto, Ginzburg apruebala utilización de fuentes provenientes de losmismos sectores dominantes, pues sóloreconociendo la circularidad entre culturadominante y subalterna, es posible encontrarelementos que se entremezclan en el corpusdiscursivo. Con respecto a ello, Mijail Bajtin(Bajtin, 1987) un historiador con el queGinzburg concuerda, también ha centrado susanálisis en los discursos emanados por lasculturas dominantes para comprender lasculturas subalternas, analizando elementospertenecientes a la cultura popularexpresados en fiestas y carnavales, pormedio de la obra del Renacimiento deFrançois Rabelais, que relata la culturacómica y popular en Francia. Énfasis en casos individualesy datos cualitativos Otra estrategia que permite arribar alas culturas populares, según Ginzburg es pormedio de estudios microhistóricos como, porejemplo el caso de Menocchio, el molineroque desafió a la Inquisición con sus discursossobre la religión y el cosmos en general,personaje que asume un papel representativode la cultura de la cual forman parteprecisamente por su excepcionalidad.El hombre común, ordinario, no dejahuellas demasiado visibles, es un héroeanónimo, una multitud flexible y continua,una serie de hombres cuantificados quepierden nombres y rostros al convertirse en ellenguaje móvil de cálculos y racionalidadesque a nadie pertenecen. Está acorralado en lasuerte de la mayoría, llamado “todos”, esteantihéroe es también “nadie”.7La perspectivade análisis de Carlo Ginzburg, basada en leerlo popular por medio de “intermediarios” quehablan por ellos, como así también buscartoda clase de “indicios” que aporten datos Publicación del Posgrado en Ciencias Sociales UNGS-IDES   7 Michel De Certeau, La invención de lo cotidiano. I. Artesde hacer  , Universidad Iberoamericana, México, 1996, p.3.  70 /  A propósito de Carlo Ginzburg   sobre los mismos, permite un tipo deacercamiento a estos sectores en su mayoría “anónimos” y con un lenguaje mediado. El Paradigma Indicial Una vía adicional que Ginzburgpropone para el estudio de las culturaspopulares, es el paradigma indicial, modeloepistemológico consistente en la búsqueda deciertos indicios y vestigios, a primera vistairrelevantes; detalles minúsculos yaparentemente poco significativos, pero quesus análisis permiten abrir un universo deposibilidades sobre una realidad máscompleja y diversa en la que se desenvuelvenlos actores.Dicho paradigma puede entendersecomo un tipo de saber que tiene sus orígenestanto en la pintura (Giovanni Morelli y subúsqueda de signos pictóricos que evidencianla autenticidad de una obra de arte), en lainvestigación detectivesca y lascaracterísticas menos evidentes, la atención alos detalles (el legendario Sherlock Holmes ysu búsqueda de indicios o huellas que puedandar pruebas de la culpabilidad de crímenes) yel psicoanálisis (Sigmund Freud, y suatención a síntomas existentes en elinconsciente). Los tres personajes señaladoseran médicos, y poseían en común suatención en las cosas aparentemente ocultas,elementos poco apreciables, “desperdicios denuestra observación”. Ellos aplicaban unmodelo de sintomatología médica, osemiótica médica, que permitía diagnosticarlas enfermedades inaccesibles a laobservación superficial. Hacia fines de 1870,comenzó a afirmarse en las CienciasHumanas este tipo de paradigma,diferenciándolas así de las Cienciasgalileanas. 8  Este modelo permite interpretar laHistoria como una ciencia inferencial,experimental y basada en el análisis de loparticular. Es un tipo de saber cinegético,basado en la idea de que “si la realidad esimpenetrable, existen zonas privilegiadas,pruebas, indicios, que permiten descifrarla”. 9  Dentro del mismo, entran en juego elementosimponderables: olfato, golpes de vista,intuición, que constituyen patrimonio detodos sin distinción, 10 dignos de seratendidos por los historiadores,especialmente para el estudio de culturaspopulares. Tiene por objeto el estudio decasos, situaciones y documentos individuales. 8 Dentro de esa lógica pueden encontrarse también loscuentos policiales de Edgar Alan Poe, creador de la lógicade la detección y del tipo de razonamiento que debe serempleado para resolver el enigma de un crimen,centrado en la simplicidad de su resolución, situación quefrecuentemente llevaba a la confusión entre losdetectives, preocupados por complejizar el estudio de loscasos. Métodos de acceso a lasculturas populares en laArgentina En Argentina, numerosos historiadoreshan intentado el análisis de los sectorespopulares apelando a la utilización dediversas fuentes, para alcanzar vías deacceso a las mismas.Para dar algunos ejemplos, LuisAlberto Romero (1986) optó por analizarrevistas y folletos de la década de 1920publicadas a bajo costo, con temáticasrelacionadas a saberes populares: sobre estasfuentes, el autor deduce la lectura de ampliossectores que superaban las fronteras de lasélites. 11  Por otro lado, Beatriz Sarlo (1992)analiza los saberes científicos y técnicos a los 9 Carlo Ginzburg, Mitos, emblemas, indicios. Morfología eHistoria , Ediciones Gedisa, Barcelona, 1994. 10 En este sentido Ginzburg diferencia la “intuición baja”,propiedad de todos los sectores sociales, de la “intuiciónalta”, ligada a los racionalismos. Para Michel De Certeau,estos elementos pueden encontrarse en la metis , la cuales una forma de inteligencia siempre inmersa en unapráctica, en la que se combinan el olfato, la sagacidad, laprevisión y agilidad. La metis se aproxima a las tácticascotidianas por medio de sus destrezas y tácticas, esdecir, aquellas acciones carentes de una elaboraciónracional previa, que dependen del tiempo, necesitaconstantemente jugar con los acontecimientos parahacer de ellos “ocasiones”. Sin cesar el débil debe sacarprovecho de las fuerzas que le resultan ajenas, y susíntesis intelectual tiene como forma no un discurso, sinola decisión misma, acto de “aprender” y aprovechar laocasión. Michel De Certeau, op. cit. p. 54. La metis,también fue estudiada por Marcel Detienne y Jean PierreVernant, Las artimañas de la inteligencia. La “metis” enla Grecia Antigua , Taurus , Madrid, 1988. Publicación del Posgrado en Ciencias Sociales UNGS-IDES   11 Sin embargo, una de las críticas que recibió este autorfue la lectura real de estos folletos por parte de lossectores populares, pues la razón fundamentada en subajo costo, no garantizaba una verdadera llegada a losmismos.
Search
Similar documents
View more...
Tags
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x