Shopping

14. LOS NUEVOS ADEPTOS DEL MALESTAR PSEUDOCONSERVADOR

Description
14. LOS NUEVOS ADEPTOS DEL MALESTAR PSEUDOCONSERVADOR
Categories
Published
of 19
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Transcript
   olegio de Mexico   Chapter Title: LOS NUEVOS ADEPTOS DEL MALESTAR PSEUDOCONSERVADOR   Book Title: El lenguaje de la derecha radical europeaBook Author(s): Iván Ramírez de GarayPublished by: Colegio de Mexico. (2008)Stable URL: https://www.jstor.org/stable/j.ctvhn09t7.16   JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a widerange of content in a trusted digital archive. We use information technology and tools to increase productivity andfacilitate new forms of scholarship. For more information about JSTOR, please contact support@jstor.org. Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available athttps://about.jstor.org/termsThis book is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License (CC BY-NC-ND 4.0). To view a copy of this license,visit https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/. Funding is provided byNational Endowment for the Humanities, Andrew W. Mellon Foundation Humanities OpenBook Program. Colegio de Mexico   is collaborating with JSTOR to digitize, preserve and extend access to El lenguaje de la derecha radical europea  This content downloaded from 200.52.254.249 on Wed, 11 Sep 2019 16:47:41 UTCAll use subject to https://about.jstor.org/terms  XIV LOS NUEVOS DEPTOS DEL M LEST R PSEUDOCONSERV DOR  Durante sus años de sequía electoral, estos partidos se  alimentaron predominantemente del voto de aquellos sectores de  lapo blación, que según algunos politólogos -pienso, sobre todo, en  l hombre político  de Lipset pp. 113-152 - son la base típica de la derecha radical. e trataba de esa pequeña burguesía avejentada, rural y anacrónica, compuesta de granjeros, campesinos, artesanos, pequeños propietarios, cuya forma de vida habitual  se hallaba permanentemente amenazada por el avance de la modernidad capitalista.  s el perfil del boulangista o del seguidor de Poujade, un sector declinante, de edad avanzada que, perdido en una comunidad rural en declive, alejado de la cultu ra cosmopolita de las  grandes urbes, vive a la espera de una  figura autoritaria, que haga de nuevo seguro  el  mundo tambaleante de sus valores tradicionales. En  el  caso del MSI, se añadían  las facciones que habían obtenido privilegios durante el régimen de Mussolini, o las  elites económicas sureñas, cuyo bienestar dependía de sus prerrogativas clientelistas tradicionales). Grupos, en todo caso, cuya presencia menguaba en Europa por  los efectos de la reconstrucción de la posguerra, añorantes de unas formas de vida que la consolidación del Estado y  el merca-361  This content downloaded from 200.52.254.249 on Wed, 11 Sep 2019 16:47:41 UTCAll use subject to https://about.jstor.org/terms  362 IVÁN RAMfREZ DE C R Y do, con sus reglas incomprensibles, amenazaban con hacer desaparecer. Desde mediados de la década de 1980, a este electorado declinante, tradicional, se sumó otro muy distinto. Se caracterizaba sobre todo por ser diverso, con votos que se distribuían por toda la estructura ocupacional. Despuntaba, sin embargo, un sector compuesto por obreros altamente calificados y trabajado res de cuello blanco, altos ejecutivos y los llamados profesionis tas liberales, ocupados en labores de inclinación intelectual. Muy lejos de la desesperación económica, estos nuevos electores, en su mayoría jóvenes y con niveles de educación por encima del promedio, provenían principalmente de una clase media con buenas oportunidades de promoción. En absoluto se corres pondían con el típico perfil del adepto de la derecha radical, conservador y temeroso de la modernidad, enclavado en rincones rurales olvidados. Al contrario, estos nuevos votantes, provenientes de áreas urbanas dinámicas y prósperas, se mostraban adeptos del libre mercado, con actitudes menos rígidas que el promedio de la población respecto de la familia y la ley y el orden, poco inclinados al nacionalismo, al racismo y la xenofobia, según parecían mostrarlo las encuestas. 1 Ese fue el perfil del electorado del Frente Nacional en las elecciones europeas de 1984, en las cantonales de 1985, las generales de 1986 y las presidenciales de 1988. Fue así para el FPO, hasta mediados de la década de 1990, tendencia que no ha abandonado al Msr/ AN 2 Todo parecía indicar que el auge de los Mayer y Perrineau, art. cit., p. 130; Perrineau, Conditions , pp. 258-261; Furlong, art. cit., p. 345. 2 Fysh y Wolfreys, art. cit., pp. 314-315; Riedlsperger, an. cit., p. 35. This content downloaded from 200.52.254.249 on Wed, 11 Sep 2019 16:47:41 UTCAll use subject to https://about.jstor.org/terms  LOS NUEVOS ADEPTOS DEL MALESTAR  363  nuevos partidos de derecha radical se debía a  un  voto de protes-ta volátil y pasajera.  En  efecto esos electores  no  mostraban  lealtad alguna hacia estos partidos;  muy  pocos  de  ellos estaban dispuestos a reiterar su decisión en las elecciones siguientes ni se mostraban atraídos  por el autoritarismo o la xenofobia ni parti-cularmente preocupados por el tema  de la inmigración.  3  Más  que de sectores afines a los temas de la derecha radical se  trataba de un  electorado liberal en el aspecto económico  que veía  en  una partidocracia ineficiente y anacrónica cuando  no  corrupta  un freno a sus aspiraciones de promoción social; o bien como en el caso francés  se trataba de una  protesta contra  una  izquierda y  una  derecha  que se habían  vuelto indistinguibles igualmente deficientes en su desempeño económico. 4  3 En Francia, semanas antes de la elección presidencial de 1988, sólo 28  de quienes pensaban votar por  Le Pen atribuían a su candidato una personalidad  superior  a la del resto. En  contraste  81  de  los barristas preferían a Barré, 84% de quienes apoyaron a Chirac simpatizaban con él 91  del voto socialista consideró a Mitterrand  el  mejor candidato. De  hecho,  el  electorado del FN  era de todos  el más volátil. Semanas antes de las elecciones, 59% de quienes pretendían votar por el FN  habían optado en elecciones anteriores por  tres o más partidos.  Un tercio de quienes votaron por  el Frente Nacional en 1984 le retiró su voto en las elecciones de 1986. Y  si 90  de los electores frenristas de 1986 se mostraron más fieles, al votar en 1988 por  Le Pen, tan sólo la mitad tomaba en cuenta la posibilidad de sostener su apoyo  al  FN  en las siguientes elecciones parlamentarias. De  quienes votaron en 1988 por  el FN  por primera vez, sólo un tercio se mostró dispuesto a hacerlo de nuevo en elecciones subsecuentes (Mayer Perrineau, art. cit., pp. 127-136).  4 Así,  por ejemplo, 50% de los adeptos del MSI/ AN  creen que los negocios deben de ser manejados por propietarios privados, en comparación con 43.3% de todos los italianos. 65.7% de los votantes del  MSI/ AN  concuerdan con la extensión de la propiedad privada; 42.9 para la This content downloaded from 200.52.254.249 on Wed, 11 Sep 2019 16:47:41 UTCAll use subject to https://about.jstor.org/terms  364 NÁN RAMfREZ DE GARAY Era de esperar, pues, que tras mostrar su descontento, los votantes regresaran a sus partidos de siempre -sobre todo para el FN y el FPO, pues el MSI, al ser el único partido desvinculado de la partidocracia, tenía más posibilidades de permanecer como representante de esa clase media liberal, como en efecto ocurrió. En cualquier caso, el resurgimiento de la derecha radical parecía un fenómeno efímero, una ráfaga que, pasada la polvareda, desaparecería del panorama político europeo. Si no fue así, se debió en gran medida a la existencia de un tercer tipo de elector, mucho más permanente, cuya presencia era apenas marginal en las primeras elecciones exitosas de la derecha radical, pero que creció en importancia, desde mediados de los años ochenta. En el Frente Nacional, los asalariados de cuello blanco comenzaron a estar claramente sub representados, mientras que ganó preeminencia un tipo de elector que ya población en general (Kitschelt y McGann, op. cit. p. 182). En 1989, 47 de los votantes por el FPO pensaban que el sistema político estaba mal o muy mal, en comparación con 28 de los electores austriacos. En 1989 y 1990, una tercera parte de los electores del FPO decía que la razón de su voto era la protesta (Betz, op. cit. pp. 54-55). En 1990, 62% de los electores del FPO mencionaron la insatisfacción con los escándalos y privilegios de los grandes partidos como el motivo del sentido de su voto; 44 querían dar una lección a los políticos tradicionales (Kitschelt y McGann, op. cit. p. 176 y 193). En el caso francés, también había un sector importante de izquierda, descontento por la política económica de Mitterrand. De los votantes por el FN en 1984, la mitad había sufragado en 1981 por Giscard d'Estaign y 30 por Mitterrand (Harris, op. cit. p. 75). En el caso austriaco, buena parte de los votantes del FPO provenía del OVP. En 1990, la pérdida de JO de los conservadores coincidía en buena medida con el incremento, de 5% a 16.6%, que obtuvieron los liberales (Kitschelt y McGann, op. cit. p. 161). This content downloaded from 200.52.254.249 on Wed, 11 Sep 2019 16:47:41 UTCAll use subject to https://about.jstor.org/terms
Search
Tags
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x