1 © Carlos García (Hamburg)
Carlos García (Hamburg)
[carlos.garcia-hh@t-online.de]
Borges y la
Revista de Occidente
 (1924)
[
Revista de Occidente
 280, Madrid, septiembre de 2004; ligeramente actualizado el 23-III-2019.]
La relación entre Borges y la
Revista de Occidente
 comenzó en abril de 1924, con la elogiosa reseña que de
Fervor de Buenos Aires
 (1923) hiciera allí Ramón Gómez de la Serna en el número 10. Borges, que por esas fechas se encontraba en Lisboa, preparando su regreso a Buenos Aires tras su segundo periplo europeo, comenzado a mediados de 1923, creía tener motivos para temer que el comentario de Ramón a su primer poemario fuese demoledor. Tal se desprende de una carta suya a Guillermo de Torre, inédita y sin fecha, que dato hacia mayo de 1924:
Querido Guillermo: Recibí tu carta, que es una suerte de amonestación y de
morir habemos
, pues dadas mi torpeza y el hecho de haber culpado a Gómez de la Serna de escritor maniático en
Proa
, anticipo mucha burlona hostilidad en su  juicio. Te agradecería me lo enviaras pronto para descansarme la curiosidad de hombre ramoneado sin saber cómo.
Borges, en efecto, había tratado a Ramón de
maniático
 en su breve artí-culo
Macedonio Fernández,
El Recién venido
 
 –
 
inédito aún”
 (
Proa
 3, Bue-nos Aires, julio de 1923, 3;
Textos recobrados, 1919-1929
. Buenos Aires, 1997, 176):
En cuanto a Gómez de la Serna, no hace sino puntualizar la vida con insistencias de maniático. Su excelencia estriba en su estilo, no en su visión que es aho-gadora, espesa y carnal...
La nota de Ramón sobre
Fervor 
 publicada en la
Revista de Occidente
 y recogida más tarde por Ramón en varias publicaciones, trasluce, a su vez, y a pesar de los elogios, cierta displicencia, como de persona mayor que se refiere a un niño, que seguramente habrá desagradado a Borges. Pero por estas fechas este no la conoce aún, y escribe poco después, en su ansiedad, una nueva misiva a Torre, también desde Lisboa:
Querido Guillermo: Me disculparás vuelva a llenarte las orejas y a aporrearte la paciencia con este malhadado asunto de la
Revista de Occidente
; pero como aquí en librería alguna la tienen, te agradecería muchísimo trajeras un ejemplar contigo al venir. Yo te sacudiré después lo que sea... Aunque me la hayas remiti-do ya, no dejes de traer otro contigo, pues aquí en correos detienen los paquetes impresos.
La prevención de Borges ante Ramón parece infundada, ya que éste siem-pre mostrará un gran respeto por la persona y la obra del argentino.
 
2 © Carlos García (Hamburg)
En la correspondencia entre Ramón y Guillermo de Torre, cuya edición anotada publiqué con Martín Greco,
1
 aquel se refiere siempre con aprecio y afecto a Borges. Poco conocido es el papel de mediador que Ramón jugara en la publica-ción del único artículo de Borges aparecido en la
Revista de Occidente
 hace ahora 95 años:
Menoscabo y grandeza de Quevedo
 (n° 17, octu-bre-diciembre de 1924, 249-255; reproducido por Borges al año siguiente en
Inquisiciones
, sin variantes). Hacia fines de mayo, Torre viaja de Madrid a Lisboa, para despedir a su novia Norah, hermana de Borges. Torre lleva consigo, presumiblemente, el número de la
Revista
 que Borges le solicitara. Desde Lisboa, Borges, Torre y el poeta portugués Antonio Ferro (1895-1955, editor de la revista
Orpheu
 y, más tarde, Ministro de Cultura y Se-cretario de Propaganda de la dictadura, autor de
Salazar, le Portugal et son chef 
. Paris: Grasset, 1934, con prólogo de Valery Larbaud) remiten a Ramón una postal, cuyo paradero ignoro. Éste había escrito paralelamente la siguiente misiva a Torre, que fue tras-mitida a su destinatario de Madrid a Lisboa:
Querido Guillermo: Ortega y Gasset quisiera dar el estudio de Borges sobre Quevedo si es que lo tiene prepa
rado.”
 
Ya enterado de la provisoria “mudanza”
 de Torre a Lisboa, Ramón insistirá con una esquela que arribó a la capital portuguesa casi al mismo tiempo que la anterior:
Mi querido Guillermo: le escribí a Madrid lo mismo que ahora le escribo a Lisboa después de agradecer a Ud., a Borges y a Ferro la postal cariñosa. De parte de Ortega quisiera saber cómo lleva Borges su trabajo sobre Quevedo y si podría hacer con él un estudio para [la
Revista de
]
Occidente
.
Desde fines de 1923 o comienzos de 1924, Borges estaba escribiendo un libro sobre Quevedo y el Conceptismo, que no sería finalizado, pero del cual
Inquisiciones
 (1925) conservaría algunos resabios. En carta a Mace-donio Fernández, remitida desde Valencia a Buenos Aires en febrero de 1924, por ejemplo, Borges había dicho:
Tengo mucho proyecto literario: un libro [...] sobre el conceptismo que seguramente no pasará de pro-yecto.
2
 Del material para ese proyecto mayor desprendió Borges el ar-tículo finalmente remitido a la
Revista de Occidente
. Poco después, el 30 de junio de 1924, la familia Borges abandona Lisboa; arribará a Buenos Aires el sábado 19 de julio, a bordo del vapor holandés
“Orania”
 (procedente de Amsterdam y escalas, entre ellas La Coruña, Vigo y Lisboa).
1
 Véase Carlos García / Martín Greco:
Escribidores y náufragos. Correspondencia Ra-món Gómez de la Serna / Guillermo de Torre, 1916-1963.
 Madrid / Frankfurt am Main: Iberoamericana / Vervuert, 2007.
2
 Cf. Carlos García:
Correspondencia Macedonio-Borges, 1922-1939. Crónica de una amistad 
. Buenos Aires: Corregidor, 2000, 5 y 84-85.
 
3 © Carlos García (Hamburg)
En carta a Torre del 26 de octubre de 1924, Borges, ya instalado en Bue-nos Aires, mostrará una vez más su injustificada aprensión:
Mi estudio de Quevedo está desagradablemente escrito y no creo se decidan a publi-carlo.
” Pero sí fue publicado.
 El interés de Ortega en el artículo de Borges no promovió el aprecio entre ambos. Falta un estudio profundo acerca de esta relación. Al respecto, cf. el breve texto de Borges:
Nota de un mal lector
 (
Ciclón
 II.1, La Habana, enero de 1956;
Textos recobrados, 1956-1986
. Buenos Aires, 2003, 11-12). Sin embargo, en la
“R.d.O” (“
Revista de Ortega, como traducen los malé-volos...
, dirá Torre en carta a Borges del 23 de enero de 1926) se prestó atención a la obra del argentino, que fue comentada a menudo, preci-samente, por Guillermo de Torre, su más pertinaz divulgador en España en la década del veinte.
(Hamburg, marzo de 2004 / marzo de 2019)
.....
of 3