Computers & Electronics

La gran sala de Castelnuovo, Memoria del Alphonsi regis triumphus

Description
La gran sala de Castelnuovo, Memoria del Alphonsi regis triumphus
Published
of 54
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Related Documents
Share
Transcript
  Le usate leggiadrie Centro Francescano di Studi sul MediterraneoMONTELLA (AV) 2010 I cortei, le cerimonie, le festee il costume nel Mediterraneo trail XV e XVI secolo a cura di Gemma Teresa Colesanti Atti del convegno - Napoli, 14 /16 dicembre 2006  290 La gran sala de Castelnuovo   Memoria del  Alphonsi regis triumphus *    Joan Domenge i Mesquida Universitat de Barcelona 1. Los relatos de la entrada triunfal del rey  Nápoles, 26 de febrero de 1443: la comitiva triunfal de Alfonso el Mag  - nánimo recorre las calles engalanadas y repletas de gentes en un ambiente festivo. Han transcurrido varios meses desde la victoria del monarca ara- gonés sobre los Anjou, sus rivales en el trono de Nápoles; tiempo necesa - rio para organizar una entrada triunfal impactante que contribuya a hacer bien visible la legitimidad del nuevo soberano.No era la primera vez que Alfonso desplegaba con todos los medios al alcance su poder e intentaba enaltecer su imagen ante la ciudadanía de Nápoles. Ya en 1421 la ota aragonesa llegó a Ischia, recaló en Castel dell’Ovo y entró en procesión ceremonial en el puerto de Nápoles con el propósito de socorrer a la reina Giovanna II de Nápoles, defenderla de sus enemigos y devolver la ansiada tranquilidad a un reino que se había  vuelto ingobernable. 1  Los napolitanos recibieron la ota catalana con barche inorate e addobbate   y los compatriotas del soberano que, interesadamente, se libraba al rescate de una reina cautiva para ganar un nuevo territorio, le ofrecieron una rappresentazione di maritima e terrestre battaglia che fu bella cosa a vedere  . Finalizados los juegos de guerra marítimos, Alfonso, montado a ca - ballo y bajo palio real, atravesó la Porta Capuana y entró en Nápoles. Entre * Este estudio se inscribe en el proyecto de invesigatiòn HUM2006-07840/Arte (Las artes en tiempos de Alfonso el Magnànimo: poder, mecenazgo e intercambios culturales en el Cuatrocientos) que se lleva a cabo en el Department d’ Historia de l’Art de la Universitat de Barcelona. Quisiera dejar constancia de mi gratitud a G. Colesanti, L. López, P. Quetglas, I. de Riquer, G. Seguí y X. Soler por sus indicaciones y ayuda. Un agradecimiento especial al Sr. A. Artiaco por autorizame y acompañarme en la visita a Castelnuovo, y a A. Muntada por la paciencia de leerse el texto. 1  A. R   YDER   (1992), pp. 106-107 analiza el contexto político-diplomático que impulsa a Alfonso a actuar en favor de la reina y describe, con tono evocador, el recibimiento que la ciudad le tributa (Id., pp. 121-124).  291 el jolgorio y la multitud una procesión, animada con cantos, músicas y bai -les transita las calles debidamente decoradas para la ocasión. Estamos ante una vera e propria entrata   que sigue un itinerario perfectamente establecido y que signica la toma de posesión de la ciudad, simbolizada además por la entrega de las llaves de Castelnuovo a Alfonso por parte de Giovanna y su corte que le aguardaban allí (  M  AXWELL , 1992, pp. 854-55). Entre la celebra- ción callejera, la soberana de Nápoles recibió luego ceremonialmente a su ahijado Alfonso en Castelcapuano, otro de los palacios reales. Estos actos protocolarios, envueltos en el debido espectáculo público, dejan claro que ese 8 de julio de 1421 “el rey de Aragón era el señor visible de Nápoles” (  R   YDER  , 1992, p. 124). Considerada por Maxwell como un ensayo general della successiva entrata del 1443 , poco después el frágil equilibrio entre la corte aragonesa y la napolitana, entre Alfonso y Giovanna, obliga a nuevos espectáculos de au - toarmación de la soberanía. Así, en 1423, exactamente veinte años antes del que será el denitivo triunfo del monarca en Nápoles, éste participa en una slata di carri   cuyo principal foco de atracción era un elefante grandissimo con lo castello di sopra  , un coloso de madera sobre ruedas que debía producir un efecto impactante por las calles de Nápoles. Sobre su lomo cabalgaban hombres disfrazados de ángeles cantando y tocando instrumentos musica - les; a su alrededor hombres armados y vestidos de turcos servían de con - traposición (ineles). El bando rival –los nobles del distrito de Capuana instigados por Caracciolo– aportaron dos carrozas en forma de fortalezas rodeadas por hombres a caballo que representaban a los demonios. Se pre-gunta Maxwell: Che spettacolo sarebbe mai stato questo? Una parata trionfale, una sacra rappresentazione, un semplice divertimento o uno scontro armato vero e proprio?  2   Según Ryder (1992, p. 124) no era un mero pasatiempo para los soldados, ni un entretenimiento para los ciudadanos, sino más bien “agrios rituales de armación nacional” que a punto estuvieron de derivar en un enfrenta -miento real, que circunstancias fortuitas disuadieron. Sea como fuere, la entrada de 1421 y el desle de 1423 sirvieron de ensa - yos para el adventus   de Alfonso veinte años más tarde. Este acontecimien - to debió ser lo sucientemente impactante para que diversos testimonios oculares relataran por escrito lo presenciado (D URAN , 2000, p. 1403). La celebración pública era una necesidad y un medio ecaz para armar su 2 M  AXWELL  (1992) indaga el sentido de esta ceremonia y busca los precedentes de los elementos que integran la slata  .  292 legitimidad sobre el trono de Nápoles. No es de extrañar, pues, que se conara a la palabra escrita la memoria del triunfo y así se perpetuara el recuerdo de la anhelada conquista de Nápoles con que culminaba la he - gemonía de la corona de Aragón sobre el Mediterráneo. Los relatos son múltiples, y oscilan entre la versión ocial y la mera evocación literaria. 3 Las coincidencias entre las distintas fuentes permiten tener una idea bas-tante aproximativa de la gran solemnidad. La decoración de las calles, la riqueza de la indumentaria y joyería, la danzas, la música (  ministrés   ), los fue- gos articiales, los entremeses... 4  fueron los ingredientes de un acto espec- tacular –de naturaleza teatral, si se quiere– de gran ecacia pero efímero: hay que conar en la memoria, la supuesta objetividad y la capacidad de transmisión verbal de quienes han presenciado los fastos a los que no lo han visto. Los registros de un espectáculo de este tipo son múltiples; de ahí que resulte sumamente atractivo a una heterogénea audiencia. F. Massip los desgrana al analizar esta ceremonia en el contexto de las imágenes de “la monarquía en escena”. 5  En una civilización visual como la medieval, la capacidad de persuasión de la imagen era notable y los poderes de la época, tanto el eclesiástico como el civil, eran conscientes de ello y no du -daron en ponerla a su servicio. Si el padre de Alfonso, Fernando I, se sirvió de todos los medios al alcance para legitimar su advenimiento al trono de  Aragón, Alfonso hará lo mismo en Nápoles. Recurrirá a lo ensayado con 3  Además de la versión tal vez más ocial, el  Alphonsi regis triumphus   que el Panormita incluye a manera de colofón en el De dictis et factis  , otros autores dejan por escrito lo visto u oído. F ILANGIERI   (1937), pp. 324-325; Id., 1964, p. 97, indica otras cinco narraciones contemporáneas en italiano, además de las dos catalanas a las que nos referiremos. M  ASSIP   (2000), pp. 1859-60, se reere a otras, destacando la de B. Facio, De rebus gestis ab Alphonso primo Neapolitarum rege  . Esta fuentes han per- mitido una aproximación al signicado político e ideológico del adventus  . A pesar de ser conocidas y referenciadas en estudios históricos que tratan de la celebración del triunfo alfonsino, cabría releerlas en su conjunto para detectar coincidencias y diferencias. 4 En las cuentas reales se reejan los gastos ocasionados por la solemne ceremonia. Unos días des - pués, se pagan 12 estandartes heráldicos de seta tercianella con cordoni di oro e di seta carmosina co’rispettivi bottoni e occhi pendenti da cordoni   para los 12 trompeteros del rey que acompañaban el carro triunfal, como en efecto se ve en la representación de la entrada en el Códice de la Vaticana (  La Biblioteca Reale  ..., (1998), p. 80. El 19 de marzo, en cambio, se remuneraban le spese e la manifattura della veste larga di velluto carmosino, che indossò il giorno della sua entrata trionfale nella città di Napoli. M INIERI , (1881), p. 232-33, 236. 5   M  ASSIP , (2000), pp. 1859-1889. La entrada triunfal es considerada de nuevo por el mismo autor en un contexto cronológico y geográco más dilatado, en el libro La monarquía en escena  , 2003, pp. 91-123. Massip evoca asimismo (2007), pp. 213-223 los espectáculos de la dinastía Trastámara –de  Alfonso y de su padre Fernando de Antequera– al ocuparse de los que luego se darían en la casa de Borgoña.  293 solvencia por su padre, como estos mensajes audiovisuales que anonadan a los súbditos y disuaden cualquier oposición. En denitiva, la celebración de 1443 saca el máximo partido de una de las más ecientes armas persua - sivas: la imagen espectacular o escénica. Pero no se pueden obviar las diferencias de los relatos. 6  Debidamente contrastados mediante un riguroso estudio lológico, y contextualizados convenientemente en las coordenadas históricas de quienes los escriben, los énfasis, omisiones y matices adquieren todo su sentido. Limitándonos a las dos versiones catalanas del triunfo 7 , y más allá de poner de maniesto algunas diferencias existentes, procuraremos calibrar el interés de las imá - genes que nos han llegado del histórico desle napolitano. Los dos textos a que aludimos son la carta que Antoni Vinyes dirige a los consellers   de Bar- celona dos días después, el 28 de febrero, para informarles del adventus  8 ; es una versión más concisa, menos dada al detalle que la que se puede leer en el «Dietari» escrito por el capellán de Alfonso, Melcior Miralles (Va - lència, c. 1419-1502), más minuciosa y especialmente enaltecedora de las  virtudes del monarca, tal vez por la proximidad e implicación de su autor. 9   El esquema que viene a continuación pone en evidencia que el orden y composición de los entremeses que integran el desle es presentado de forma distinta: 6   F ILANGIERI  (1964), p. 97; C  ALLMANN  (1979), p. 24. 7 Curiosamente Jordi de Centelles, traductor al catalán del De dictis et factis Alphonsi regis   de Antonio Beccadelli, no incluye el  Alphonsi regis triumphus   que, a manera de colofón, suele acompañar las ver -siones italianas del De dictis et factis  . En cambio las ediciones castellanas de Juan de Molina (Valencia, 1527 y Zaragoza, 1552) incorporan al nal el relato del Triumpho que al rey Don Alonso fue dado en la misma ciudad de Napoles despues de todo el reyno conquistado . Sobre la traducción catalana y su autor, véase la edición de E. D URAN  (1990). La edición zaragozana de 1552 se puede consultar en facsímil, con estudio introductorio de A. M ONTANER   (1997). 8 Per tant com és cert que per innada e fael naturalesa vostres coratges se són alegrats, e s’alegren de les grans vic- tòrias, per lo molt alt e molt excelent príncep e poderós senyor, lo senyor rey, triumfalment, en e per temor e migà de la sua spasa obtengudes. És donchs pertinent que vostres grans savieses sien avisades de la grandíssima e triunfal  festa e solemnitat, feta al dit senyor en la entrada en la sua ciutat de Nàpols  . Así comienza la carta de Vinyes, publicada en su mayor parte por D E  O SMA  (1909), pp. 81-82; en ámbito napolitano la da a conocer F ILANGIERI  (1938), pp. 330-332. La reproduce de nuevo M  ADURELL  (1963), pp. 217-220 junto con otros documentos de interés para el evento. 9 Com entrà lo senyor rei en Nàpols: Ací diré la gran honor que fon feta al senyor rei quan entrà en la ciutat de  Nàpols.  El relato de Miralles se publicó en 1932 por duplicado:  R. D ’A LOS  (1932), pp. 187-192 y S  ANCHIS  S IVERA  (1932), pp. 163-167. Cf. la más reciente versión de E SCARTÍ  (1988), pp. 75-80.

pp

Apr 16, 2018
Search
Tags
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks