Speeches

Bernardo del Carpio, entre Borges y el Flamenco

Description
Bernardo del Carpio, entre Borges y el Flamenco
Categories
Published
of 20
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Related Documents
Share
Transcript
  1   © Carlos García (Hamburg) Carlos García (Hamburg) [carlos.garcia-hh@t-online.de] Bernardo del Carpio, entre Borges y el flamenco [Inédito] Hacia 1997, Alejandro Vaccaro y yo planeamos un libro sobre el padre de Borges:  juntos recopilamos sus textos; Vaccaro se habría ocupado de su biografía, y yo de comentar su producción literaria, bajo el título “Examen de la obra de Jorge Guillermo Borges”  (aludiendo a la de Herbert Quain, claro). Por razones ajenas a mi voluntad, el proyecto no se concretó, aunque ya estaba bastante avanzado y hasta se lo anunció en el Breve diccionario biográfico de autores argentinos des-de 1940 , de Silvana Castro (Buenos Aires: Atril, 1999, 223 s.v. Vaccaro). Aproximadamente por la misma época, planée recopilar y comentar la obra tem-prana de Jorge Luis, desde sus primeros palotes hasta cumplir los 18 años. El plan era en cierto sentido temerario: en ese entonces, yo ni siquiera sospechaba al-gunas conexiones y trasfondos. Puedo ocuparme ahora de parte de esa obra de una manera diferente, que atiende no solo a mi interés en Borges, sino a otra de mis aficiones, surgida mucho más tarde: el flamenco clásico. La ceguera y la propia pusilanimidad, obligaron a Borges a convivir con su madre, que, para colmo, vivió casi cien años. Sin embargo, considero que la figura an-gular de su vida, al menos de su novela familiar, fue el padre: dueño de una “ ilimitada biblioteca inglesa”  y escritor él mismo, aunque frustrado, un hombre apacible y melancólico (cf. C. García 2016).  2   © Carlos García (Hamburg) No es casual, pues, que una de las primeras piezas literarias de Borges, quizás la primera de todas, una obra de teatro escrita hacia 1906, estuviera relacionada con una figura que siente piedad filial para con su padre: Bernardo del Carpio. No conozco ediciones completas del “Bernardo del Carpio”  de Borges, sino ape-nas los fragmentos reproducidos por Torre Borges (1987, 29). 1  La letra de este manuscrito difiere considerablemente de la que muestra otro muy temprano: “ The Gods ”  (Helft 2013, 23). Considero que en ese caso fue Borges el ama-nuense, mientras que el texto sobre Bernardo del Carpio fue puesto por escrito por otra mano. El breve srcinal de esta pieza consta de 5 páginas, de las cuales Torre Borges solo da a conocer la primera y la última, que reproduzco a continuación. Respeto la peculiar ortografía, no sin confesar que me produce un efecto risueño la mez-cla que el Borges niño hace entre el español antiguo y la modalidad oral de las familias criollas de comienzos del siglo XX: Pág. 1 Una terraza. Bernardo y Jaime. Luz de luna ........................... Ber. Vé, Jaime, á mi aposento, y traedme mi espada, y mis armas. Jai. ¿Qué quiere hacer vuesa Merced con ellas? Ber. ¿Qué os importa á vos? Anda pronto. Jai. Está bien. (Se va). Ber. (A si mismo) Estoy creyendo que he de vencer. Jai. (Entrando) Aquí están vuestras armas (Muestra las armas) Ber. Id, y ensilla á mi troton. 1  Jean-Pierre Bernès afirma en la “Chronologie” de las Oeuvres Complètes  de Borges (1993, “1906”) que ese texto se titula “La visera fatal”, pero el dato no surge de los pasajes reprodu - cidos por Torre Borges, quien llama al texto “Bernardo del Carpio”.    3   © Carlos García (Hamburg) Jai. Sí (Sale) Ber. (A si mismo) ¿Me iré a batir con el Rey? Jai. (Entrando) ¿No manda más, l [final de página] [...] Pág. 5 Rey. Te lo podéis guardar. Está tu padre en la puerta (Bernardo corre a encontrarle) Bernardo. ¡Padre! (Dos servidores traen el cadáver de don Sancho) Bern. (Al Rey) ¡Desenvaina tu espada, villano, y combate! (Bernardo desenvaina su espada y mata al Rey) Telón La figura “ Bernardo del Carpio ”  no fue un invento de Borges: existió realmente, al menos en el imaginario del pueblo español. Borges toma y reelabora en ese texto un personaje de la épica hispana, conservada en varios romances y can-ciones que relatan, en una vertiente, la lucha de un hijo por liberar y recuperar a su padre y restaurar el honor de ambos. Desde Menéndez Pidal en adelante, la mayoría de los estudiosos coincide en afirmar que Bernardo no fue una figura histórica, sino que fue creada como réplica local a la épica francesa y a los nacionalismos que esta propiciaba. Bernardo habría sido el vencedor de los franceses en Roncesvalles (aunque hay quien supone que Bernardo existió realmente y sí venció a los franceses, pero en otro sitio o en otra fecha).  4   © Carlos García (Hamburg) Así se introducen los textos que de la saga han sobrevivido en una edición suscitada y apoyada por Menéndez Pidal ( Romanceros , 1957, 143): La leyenda de Bernardo no nace, como las demás leyendas españolas, a raíz de un su-ceso histórico, sino como necesaria réplica nacionalista a la epopeya francesa carolin-gia, que durante los siglos XI y XII venía gozando en España de variadas versiones espa-ñolas [...]. El Carlomagno liberador de España, cantado por los juglares de allende y aquende el Pirineo, despertó pronto indignación en muchos españoles, que veían en ello un atentado a la empresa nacional de la reconquista, y esta reacción nacional tomó cuerpo poético en la contraleyenda de Bernardo. 2   Volviendo a Borges, llama la atención, en primer lugar, que un niño de 6-7 años escoja el género teatral, y domine ya el juego de las indicaciones escenográficas. Hace falta cierta práctica del género, y una gran agudeza para condensar en una obra de teatro las múltiples fuentes que el Romancero  ofrecía acerca de la historia de “Bernardo del Carpio” . Ello es especialmente difícil, porque la azarosa vida del paladín no es narrada en el Romancero  subsistente de manera lineal, sino que debe ser reconstruida a partir de diferentes versiones que nunca son completas, ya que se ocupan sola-mente de algún episodio de su vida, y cuando tratan del mismo, a menudo se contradicen o, en el mejor de los casos, se complementan entre sí. 3  La epopeya, 2  No sorprenden los tonos nacionalistas en una edición aparecida en pleno franquismo. Pero los editores de este volumen siguen la línea de pensamiento inaugurada por Menéndez Pidal ya a mediados de la década del 30.   3  Durán I, 417-439, recopila una larga cuarentena de textos relacionados con Bernardo. No resisto reproducir la breve introduccción de Durán, tan típica del siglo XIX: “Con este romance empieza la serie de los del famoso Bernardo del Carpio, que es, por decirlo así, la personifi - cación del caballerismo feudal, o de aquella semejanza suya que se introdujo en una parte de las provincias de España fronterizas del Norte. Bernardo del Carpio es nuestro Roldán, y rival al mismo tiempo del francés. Semejantes en su nacimiento clandestino, en la persecución que sus nobles padres experimentaron por tener amores con hermanas de sus soberanos, quizá Bernardo excede, por ser español, a Roldán en arrogancia y a la vez en cordura. Los desmanes que cometió contra su Rey fueron hijos, no de causas fútiles y de un amor propio herido, sino del sentimiento íntimo que se rebela contra ¡a injusticia y el abuso del poder. Roldán se enfada  5   © Carlos García (Hamburg) surgida quizás en el siglo IX o X, se conserva mayormente en versiones más mo-dernas, surgidas en el siglo XVI, y pasó tempranamente al teatro y al cancionero popular (me ocupo más abajo de algunas versiones orales conservadas entre los gitanos de la Baja Andalucía). 4  Entre quienes elaboraron versiones teatrales está Lope de Vega (que se ocupó dos veces de la figura), pero en la pieza que trata el tema que ocupa a Borges ( Las mocedades de Bernardo del Carpio ) el desenlace es feliz, y no trágico, de modo que puede ser descartada como modelo. Ignoro, pues, en qué fuente abre-vó Borges. (Menciono, de pasada, que en ninguno de los textos sobre Bernardo llegados a mi conocimiento encuentro un servidor llamado Jaime.) El comienzo de la página 5 (“te lo podéis guardar”) alude seguramente al castillo del Carpio, uno de los motivos de la disputa entre Bernardo y el rey: en la tra-dición, este dice habérselo dado a Bernardo “ en tenencia”  (es decir, que debía regresar a la corona tras la muerte de Bernardo) mientras que el héroe afirma que el rey se lo había otorga do “en heredad” por sus numerosos servicios, entre ellos, por haberle salvado la vida en combate. En el Romancero  hay dos versiones básicas en relación con este tema: en una de ellas, Bernardo renuncia al Carpio para salvar a su padre (alojado en las mazmorras reales); en la otra, lo retiene. e insulta á Carlo-Magno por un nonada, y solo le cede después de haberle humillado con ser - vicios, que más se asemejan a insultos, que no a consideración ni respeto, mientras Bernardo, solo en su propia defensa y después de haber agotado todos los medios de obtener justicia de la bondad del Rey, apela a medios violentos. Observando los hechos y conducta de ambos héroes, ¿quién no ve en ellos la diferencia de caracteres y costumbres de las dos naciones que los aceptaron, por más que el tipo francés haya influido en la imitación española? Así como el Cid, verdadera representación de nuestro caballerismo, se inoculó con algunas formas ex - trañas, así Bernardo, de introducción extranjera, participó un tanto y se acomodó a nuestras costumbres.” 4  Lázaro Niso (2015) ofrece un buen resumen acerca del complejo desenvolvimiento de la leyenda de Bernardo del Carpio en la literatura de los últimos diez siglos.
Search
Similar documents
View more...
Tags
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x