Technology

BREVES COMPOSICIONES AFORISTICAS 1

Description
VERSION 2.0 Cuando decimos que alguien obra bajo los influjos de tal o cual psicología, en realidad, nos estamos refiriendo a la manera en que este conduce su alma; en efecto, pues si atendemos a la raíz-la etimología-es decir, el origen de la
Categories
Published
of 11
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Related Documents
Share
Transcript
  BREVES COMPOSICIONES AFORISTICAS 1 Cuando decimos que alguien obra bajo los influjos de tal o cual psicología, en realidad, nos estamos refiriendo a la manera en que este conduce su alma; en efecto, pues si atendemos a la raíz  –  la etimología- es decir, el srcen de la palabra, nos encontramos con que esta -la psicología- proviene del griego “psyche” , la mente, y agogue ’ , cuyo significado es “llevar” o “conducir“  nuestra alma 1 , lo que dentro de la mayoría de las personas de las sociedades occidentales cristianas es obrar según los preceptos de Dios , mientras que para el resto esto encuentra su quehacer en la libre voluntad y expresión de sus ideas, al menos hasta el grado en que la imposición de las leyes que ellos mismos se imponen así se los permite. De tal suerte que, existe una mutua observancia: para unos, está representada por la divinidad, para los segundos, por los mandamientos que su inventiva les demanda. Como se puede comprobar enseguida, esto no nos vuelve muy distintos, en esencia, los unos de los otros ” . “ Para los primeros, su praxis está supeditada a una observancia que atiende a los preceptos que dictan sus libros y ritos sagrados, a los que acuden en busca de consejo, sin exceptuar sus comunidades. Esto es algo natural y propio, hasta donde se sabe, de toda la especie humana, pues comparto la opinión que expone Vicco en su Ciencia Nueva , al afirmar que en la Tierra no ha existido nación de ateos alguna. Esto es así porque desde su estancia primitiva en este planeta el hombre ha apelado a su instinto y lo ha transformado en el reflejo de su búsqueda por una comprensión de aquello que desconoce y a lo cual cree atribuirle una representación mágica. Es decir que edifica en la morada de su incomprensión aquello que desea constituir a su semejanza y cuyo srcen asume como divino. Mientras que, para otros, en cambio, esta forma de conducirse encuentra sus causes en un pensar menos ortodoxo. Puesto que el ser humano posee una fascinación innata por el entorno que le rodea, su curiosidad es la que lo lleva a romper las barreras de todo lo cognoscible, es decir que, actuando bajo la fuerza de sus facultades racionales y sus capacidades inventivas, este aspira a la creación. Esta es pues también otra manera de asimilar el pensamiento comprendido en la Ciencia Nueva ; es así como arroja matices de su pensamiento al universo que lo rodea  –  panorama sociocultural- y va forjando cierta cosmovisión. Por esta razón es que todos poseamos una idea distinta del mundo y las cosas ” . “ Sin embargo, cuando estos adquieren una interpretación marcadamente literal, quiero decir, todo ese entramado de sabiduría asequible en los ritos y libros, sin mayor apertura para el exegeta y cuando la fe que sostiene estos ideales se torna más una especie de coraza en donde las situaciones y narrativas, la carga emocional y los contenidos ético-filosóficos terminan por asentarse bajo la misma óptica, es decir que solo son vistos de una manera 1   Es notoria esta definición, pues haciendo nuevamente un ejercicio de semántica podríamos decir que el psicólogo es el guía de las almas, el que las conduce. En la literatura, concretamente en las letras italianas, de la mano de Dante podemos rescatar el elemento psicológico al observar a los distintos guías que aparecen en su obra La divina comedia , como el barquero Flegias o el poeta Virgilio.    que imposibilita el ir más allá , esto conduce a una desvalorización de los miembros de su comunidad , pues todo este entramado que les da sostén no les pertenece realmente, sino que ha sido prefabricado para ellos. Sería más aconsejable contemplar esto con una mirada escéptica ” . *** El escéptico no puede, por otro lado, sino dejar que el ánimo de su encono perdure brindándole la savia para alimentar sus raíces , acogiendo sustento en la duda “ver para creer” que  es su lema. Esa duda que encara todo vestigio del pasado y que sirve no solo para renovar la propia conciencia , sino también la época misma ; porque si en busca de los fundamentos de nuestro presente , no somos capaces de hallar un aliento de cambio que atienda a las causas de este, causas que se concreten en construir y renovar periódicamente una realidad cultural universal, en un sentido cosmopolita, pero sin abandonar nuestra singularidad como miembros de determinada región, de ciertos lugares , de ciertos márgenes , de ciertas raíces, a mi entender esto resulta en un ideal vago y confuso. Tampoco al decir lo anterior desearía dar a entender que tengo a bien el acoger las políticas incipientes de los países que por largo tiempo han acometido contra los pueblos de nuestra América. Si existe algo que no tolero es la imposición hegemónica de la cultura y las relaciones lingüísticas, pues eso que los académicos llaman políticas lingüísticas, representa en el fondo un neocolonialismo que erradica la manera de ver y captar el mundo de nuestros idiomas, en especial la de nuestros ancestros. Pues ahí en donde se pretende hablar de inclusión y aceptación de la diversidad cultural, lo que se desea es construirle una puerta trasera a la incursión, alentando la sumisión y el servilismo de nuestros pueblos a las manos de la voracidad de los banqueros y organismos financieros, sin mencionar sus gajes burocráticos 2 . Y si hablamos de forjar y repensar una identidad cultural, es natural atender a la realización de las aspiraciones de nuestra conciencia individual y armonizarlas en torno al ideal de esa búsqueda que indaga el pasado para fecundar el presente, ese trasplantar de la conciencia histórico-cultural para afianzarla con sus posibles adaptaciones a un porvenir, y aun al presente. 2   Si bien el colonialismo expandió los horizontes para entonces conocidos en el mundo, esto tuvo mayor repercusión solo para los países con mayor poderío económico, pues disponían de los medios para equiparar sus ansias de nuevas conquistas a la adquisición de flotas mercantes y expedicionarias, permitiéndoles establecer nuevas rutas de navegación. Pero, aunque el viejo mundo pretendía verse beneficiado, lo cierto es que el colonialismo ha dejado una perdurable influencia presente hasta nuestros días; ya que su problema reside en que, al desconocer las miras de sus aspiraciones, este desencadeno en una cruenta barbarie sin mesura de intensas campañas militares e intrigas políticas. Por lo que de ningún modo es justificable la deleznable cualidad de tiranía y despojo que imprimieron aquellos primeros grupos de españoles y portugueses venidos a la América al promover el exterminio de los pueblos srcinarios, asentándose en sus tierras a la vez que permeaban con su intromisión la vida más o menos pacífica y ordenada que estos tenían por costumbre. Sin embargo, es preciso atisbar, ya sea para consuelo o el abatimiento de otros, que, sin su intervención en la vida de estos pueblos, la América que hoy conocemos y que tanto ha padecido, no existiría.  Si es preciso mantener la duda como medio de indagación y fundamentación del presente y nuestra conciencia, se vuelve entonces menester mantener fuera de resguardo el lugar que ocupan las leyes de los hombres, y con ello me estoy refiriendo a aquellas que han sido enarboladas por la hegemonía del estado sobre la libertad de los pueblos, lo mismo que las de dios, pues, si estas se vieran aceptadas llanamente y sin más, la proclama escéptica vendría a tocar fondo. Un entenderse entre sí, una manera de captarse el uno al otro es esencialmente la libertad. El problema con esta idea en abstracto , y aún más, en llevarla a la práctica, estriba en el miedo que genera en las conciencias de los pueblos, cuando por largo tiempo se les ha tenido sometidos. *** Desde sus albores, el camino hacia la cultura resultó ser uno demasiado oscuro de seguir para la humanidad. Después de millones de años luchando contra las inclemencias que la naturaleza presentabales, en el combate por la supervivencia, estos se cazaban los unos con los otros y la guerra haciase patente. Los clanes se cruzaban con los demás con arrebatos instintivos y pensamientos distintos. Lo mejor de la racionalidad estaba aún por darse a conocer; la rivalidad habíase desatado. Con el paso paulatino del tiempo, aquellos que ganaban terreno iban sojuzgando a los desfavorecidos, creando así las leyes, que tenían como objeto mantenerlos bajo su poder. Este hecho puede observarse desde la antigüedad con la aparición del feudalismo, producto de la posesión violenta de la tierra inspirada en el absolutismo, que pretendía imponer gobernantes por inspiración divida y con ello, perpetuar linajes enteros de dinastías reales. En la época de los faraones, por ejemplo, una vez la naciente civilización viose dividida en el alto y bajo Egipto, los soberanos que reinaban en el norte, aquellos que habianse mandado a erigir las gigantescas tumbas que hoy podemos aun observar, procedieron de este modo con los habitantes del bajo Egipto. De esta manera los sojuzgaron, arrebatándoles sus tierras y usufructuándolas, no sin antes hacerlos trabajar arduamente y deparándoles un salario miserable. Como se advierte, el hombre de las clases dominantes ostenta tres rasgos esenciales, según nos hace constar lo expuesto, a saber: terratenientes, poseedores de esclavos y guerreros. 3  Este hecho trajo consigo la idea de que, si la ley emanaba del poder, se podía afirmar que en los pueblos esta había surgido de entre las clases dominantes, que dictaban y creaban los medios, según los cuales, y, aunado a su manera de ver e interpretar la realidad, obtenían un grado de control que ejercían sobre los demás, afianzando así su dominio para someterlos según su voluntad mediante la imposición de su regencia. De tal suerte que, el espíritu de la ley se imponía mediante la normatividad, es decir, la construcción de edictos y la observancia de la sociedad. Esto no tenía otro fin más que el de regular la convivencia, la cultura y todo el espectro del reino humano. Una ley, por lo tanto, 3  Educación y lucha de clases, Ponce Aníbal, 1974, Ediciones de cultura popular S.A.  se convertía en un conjunto de preceptos que normaban y establecían patrones de comportamiento y pensamiento para determinada comunidad. 4  Pero, aunque las implicaciones del planteamiento srcinal marxista que sostiene una vez asentados los principios bajo los cuales se regía la organización social bajo el capitalismo, esta quedaba establecida en dos grandes bloques antagónicos, los explotados y los explotadores, sus ideas, a pesar de ser acogidas por los grupos de vanguardia de su época, estaban lejos de encontrarse bajo una armonía unánime respecto al sentir de las corrientes que, aun perteneciendo a estos círculos, mostrabanse renuentes a la idea de acoger al estado como punto de partida de la organización social. Y como es natural, a las leyes que de este emanaban. Pues según sostenían, el hombre era un ser libre por antonomasia. Esta idea de la libertad como atributo esencial del hombre sembrada por el ideal anarquista , o al menos el giro que le han dado al convertirla, no en un concepto vacío, sino más bien en un digno ideal de respeto, representa para quienes lo desconocen o lo mal interpretan, al comprometerlo con la proclama oscura que lo consigna bajo el rotulo de “Peligro, aquí hay violencia. Manténgase alejado”, algo que desv irtúa por completo lo que debería entenderse por anarquía. Pues como bien han señalado ya varios pensadores afines, entre ellos Reclus, esto es que, la anarquía no implica un gran desorden, sino muy al contrario, pues esta engendra armonía. Un estar en la mayor sintonía con nuestro ser más íntimo para de esta manera ser capaces de exteriorizarlo y orientar los cauces de nuestros pueblos de manera autónoma y pacífica. 5   4   Se diría incluso que existen leyes para mantener los cánones estéticos e intercambios culturales. Estas leyes, si bien en un comienzo surgieron como meras expresiones culturales en las distintas artes y contactos entre grupos humanos, se fueron tornando más compactas a medida que las elites dominantes hacianse patentes en el devenir histórico de dichas expresiones; la apropiación colonial del arte y también de las ciencias-o más bien de su emulsión con aquellas de los pueblos invasores- causaron un tremendo impacto en la manera de comprendernos. Mientras que para Europa esto representó grandes avances, para la América resulto en un despojo de su identidad más profunda, pues como ya está ampliamente difundido, sus raíces fueron tremendamente socavadas y explotadas por las coronas europeas. Por lo anterior, se puede establecer que una ley le da derecho al ciudadano sobre lo que puede decir y no decir. Expresado en el lenguaje simbólico, por ejemplo, en el arte como la pintura, dibujo, narrativa, etc. además de las condiciones de su trabajo, así como bajo las que el mismo se desenvuelve en otros ámbitos, incluida la vida privada. 5  Por suerte esta idea ha sido introducida ya con anterioridad en los anales del anarquismo, aunque es verdad que no siempre ha sido así. Pues en realidad, cuando se trata de definir y ampliar conceptos relativos a este, lo único esencial que reside en sus filosofías es el anti-estatismo, ya que las formas que este ha ido adoptando difieren de escuela a escuela. Es por ello que, a pesar de que esta también es una de sus modalidades, también ha existido la que adopta la violencia como medio de subversión, abogando así por un nuevo estilo de vida que recoja las condiciones que se han puntualizado. En la historia, las luchas anarquistas se han visto inmiscuidas en los asuntos de masas, como ocurrió con el asedio al franquismo en España y en menor escala, llegando a un fin catastrófico en la dictadura porfirista en México.  Al respecto, el sentido común de Alfred Adler partió de la máxima srcinada en Delfos, lugar donde el filósofo Sócrates vio vaticinada su ignorancia según lo que él mismo se atribuyó cuando el oráculo le habló comunicándole que era sabio entre los sabios, a lo que él respondió tras escucharlo “yo solo sé que no sé’ nada”, cuando en su trabajo de psicología infantil “La educación de los niños” nos hace rememorar como respondía aquel ateniense que murió condenado a beber la cicuta. La reflexión que se sigue de lo anterior es que Sócrates no hizo sino irradiar un acto de comprensión confiriendo especial atención a la humildad 6 , un rasgo de su identidad dotada de un humanismo revestido de anarquía. No por nada le nombraron corruptor de los jóvenes de la ciudad. Pues bien, como él, nosotros somos el reflejo de nuestra identidad, misma que se va edificando con nuestros pensamientos, y quizá esta posea como cualidad más distintiva el hecho de poder captarnos en una anuencia conducente a un devenir propio, que como dirían los existencialistas, sea “autentico”, agregando además un quehacer que estimule el  ejercicio de nuestro libre obrar y pensar. Esta anuencia, me parece que se ve reafirmada en la creación, aunque en muchas ocasiones esta se vea transgredida por la regencia de las leyes que los propios hombres han creado para bastarse a sí mismos. Esto guarda estrecha relación con la singularidad de cada sociedad, en las que sus regentes se adjudican la inventiva del ideario colectivo que luego transforman y suministran a la colectividad. Es asi pues , como las mantienen sujetas y estas se abniegan ciegamente a lo que les han deparado. Es triste en verdad. ¿En dónde queda patente entonces el derecho a elegir? Porque la lógica detrás es: elige, sí, pero bajo las condiciones que te han sido impuestas. Por ello creo a este respecto que corresponde a la voluntad de los miembros de cada pueblo el crear y estimular los medios de sus modos de convivencia, medios de autorregulación y sustento.   Por ello si como asegura Orlando Geler i ,si la esencia de un régimen democrático, en el que las leyes persisten, se asienta en la facultad que tienen los ciudadanos de participar libremente en los asuntos de la sociedad, ¿Que sucede cuando en nombre de la consigna de “libertad”, aquella que debería brindarles abrigo, se trastorna y se convierte en un verdugo y captor? Esto lo logra el estado en especial al suministrar propaganda sospechosa que subvenciona con dinero del erario. Cuando Lizano ii plantea su cometido de brindarnos una explicación del tránsito que hemos sufrido a lo largo de nuestra infancia en aquellos oscuros y a la vez fructíferos albores de nuestra civilización, pasando por la revolución neolítica a la edad de las tecnologías informáticas, al mundo de la conciencia poética- lo que el poeta se da en llamar “ el mundo real poético” - podemos con naturalidad referirnos también a la estricta observancia que impone nuestra sociedad contemporánea en relación a las formas de convivencia y como estas se desenvuelven, lo que en última instancia incide en nuestras formas de organización social -Y en nuestro entendimiento del mundo y las cosas-. Esto es a lo que se conoce como 6   Este rasgo me resulta esencial promoverlo dentro del pensamiento anárquico arriba descrito.  
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x