Arts & Architecture

HechoenCU: Ejercicios de Insistencia

Description
HechoenCU: Ejercicios de Insistencia
Published
of 7
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Related Documents
Share
Transcript
  #HechoenCU: Ejercicios de Insistencia Diego Olmos Mancera Palabras clave: Monumento, Intervención, Política-estética, Memoria, Violencia, Violencia de género, Comunidad, Cultura visual y digital. Abstract: A principios del año 2017 fue introducida, al campus central de la UNAM, la estructura #HechoenCU , tipografía monumental que invita a la comunidad universitaria a posar al lado de ésta y compartir su fotografía en redes con la misma almohadilla, formando así, una postal de lo que es el acontecer del campus central de la UNAM. En mayo de ese mismo año la estructura blanca fue intervenida por grupos feministas en el marco a la protesta del feminicidio de Lesvy Berlín en CU. Este momento se presenta como un umbral de futuras y persistentes acciones e intervenciones en el monumento detonadas por actos de violencia contra lxs estudiantes de la UNAM. En esta constelación de acontecimientos, se suma el rechazo por parte de la comunidad por transgredir lo que ellos entienden por patrimonio condenando enérgicamente estas acciones y a sus creadores. Actualmente al panorama se suma otra estructura la de Autonomía 90  en el marco de la celebración del aniversario de la autonomía universitaria. Recién transgredida, la coyuntura que vivimos desde hace dos años parece encontrar un momento de reflexión crucial de la violencia en el espacio universitario autónomo. Partiendo de esto, propongo un recorrido por las intervenciones documentadas, notas y respuestas en torno a ellas vaciadas en redes durante estos dos años. Planteo una lectura de estas intervenciones desde dos ángulos, la creación e innovación de gramáticas y estrategias y como un proceso de visibilización de la violencia reclamando el territorio que el hashtag propone. Abstract : At the beginning of 2017, the #HechoenCU structure was introduced, a monumental typography that invites the university community to pose next to it and share their photography on social media with the same pad, thus forming a postcard of what is happening in the central campus of the UNAM. In May of that same year the white structure was intervened by feminist groups in the framework of the protest of the feminicide of Lesvy Berlin in CU. This moment is presented as a threshold of future and persistent actions and interventions in the monument, triggered by acts of violence against the students of the UNAM. In this constellation of events, the rejection of the community adds up for the transgression of what they understand as heritage, by vigorously condemning these disruptive actions and their creators. Nowadays another structure is added Autonomía 90  within the framework of the celebration of the autonomy of the university. Recently transgressed, the situation we have been living in for two years seems to find a moment of crucial reflection of violence in the autonomous university space. Based on this, I propose a tour of the documented interventions, notes and responses around them emptied into social media during these two years. I propose a reading of these interventions from two angles, the creation and innovation of grammars and strategies, and as a process of visibility of violence claiming the territory that the hashtag proposes.   Este texto nace tal vez desde una preocupación genuina e idealista de un estudiante de licenciatura. El tema del que vengo a hablar el día de hoy es un tema muy impopular en las discusiones académicas formales, quiero decir que este ensayo es un subproducto a la investigación que estoy haciendo para mi tesis de licenciatura. Me estoy enfocando desde la parte estética y visual que representan ciertas imágenes vaciadas en redes sociales. Viene a preocuparme ciertas opiniones en fotografías de rayas o intervenciones sobre monumentos que habitan en redes sociales como Facebook o Twitter, sobre todo donde se exige y se manifiesta aún más violencia a los autores de estas acciones documentadas. Estoy hablando de fotografías que muestran palabras escritas sobre la palabra, aquello que parece herir en lo más profundo a una parte de la comunidad y lo que simboliza la resistencia y la visibilidad a otro sector. No es nada nuevo encontrarnos con tipografías gigantes ya casi en todos los llamados pueblos mágicos, universidades e importantes explanadas en la ciudad. Pareciera que el igualar el tamaño de las letras con respecto a los cuerpos, nos permite corporeamente vivir una nueva experiencia, abrazar la letra, sentarte en la letra. La función de estas monumentalidades no se limita con el acercamiento y contacto físico que se le puede dar, sino, que su intención es pasar el territorio físico al virtual. Las letras ahora son una referencia visual más amigable y un indicador de dónde estamos situados. Compartir una fotografía con las letras parece darle más significado al espacio que el espacio mismo. Las letras son una representación, un imaginario de ese espacio. Hay que aceptar que existe una incapacidad colectiva en reconocer y cuestionarnos la posición de esos objetos en el espacio público, nuestra atención en esta vida del espectáculo desmedidio ha normalizado la aparición de estos colosos, productos de campañas y estrategias de branding. Nos dejamos llevar por la dinámica de compartir fotografías en un espacio determinado para reafirmar nuestra posición en la Tierra y en el caso de la universidad, reafirmar nuestra pertenencia a una institución de prestigio. Pasando de estos ejemplos que parecen no tener cabida, quisiera empezar a poner en la mesa diversos contextos que la comunidad de la UNAM ha experimentado recientemente. Tristemente desde que Lesvy fue asesinada algo en nuestras fibras sensibles se rompió, algo nos movió y ese algo nos permite estar aquí hablando. La marcha en mayo contra la  impunidad del feminicidio de Lesvy fueron el primer momento de protesta y violencia que vivió el monumento #HechoenCU. Y más allá de lo que ocurrió en la estructura, fue la vez que el mensaje de descontento en la UNAM se hizo público y visible. Lesvy aparece en cada una de las marchas estudiantiles y feministas como estandarte del “ NiUNAMenos ” , Lesvy es una insistencia que seguirá en nuestro futuro cercano. Pero además de Lesvy, diversas personas, han sido víctimas de violencia física como institucional. Ya no basta con la violencia que ejercen los espacios académicos, como el de este encuentro, sino que la vida de nosotros, como integrantes de esta comunidad UNAM, peligra en todo momento. México desborda violencia y es casi imposible evitar que ésta no llegase al contingente de CCH Azcapotzalco durante su marcha interna en la rectoría de la UNAM ni al salón donde Aide tomaba su clase de matemáticas y recibiese un impacto de bala. Pensar en una violencia en el espacio universitario representa la cruel realidad que vivimos. Rosalía Carrillo y Rafael Montesinos, investigadores de la UAM, explican 1  que pensar en una violencia en la universidad es una lógica opuesta a lo que en el proyecto moderno de la universidad representa, el emblema de la naturaleza humana donde la ciencia, el progreso, la ética y la solidaridad existen. Miriam Abromay explica: La escuela todavía es vista como una de las pocas vías concretas de cambio y de movilidad social disponibles para la gran parte de la población. La idea de que la escuela es un sitio que debe ofrecer protección, y de que también es un lugar que tiene que ser preservado por la sociedad, ya no corresponde a la realidad de la mayoría de los establecimientos escolares. Por tal razón, las escuelas muchas veces se ven transformadas en lugares peligrosos, en los que ocurren robos, homicidios, abusos sexuales, amenazas y daños a bienes materiales, así como formas aún más brutales de violencia 2 . Pero no podemos suprimir que los espacios universitarios son un espacio social en que, por consecuencia, se reproducen las relaciones humanas e intrínsecamente la violencia. Todxs somos blancos de violencia y en esta sociedad patriarcal las mujeres en mayor medida. Ahora bien, en la UNAM a partir de Lesvy, diversas manifestaciones y movilizaciones han encontrado lugar en el campus central de nuestra universidad, y curiosamente ya es tradición transgredir este coloso blanco que pretende enunciar un orgullo universitario. En diversos espacios académicos se ha como empezado a debatir sobre este branding y este sentido de pertenencia que la UNAM ha desarrollado a través de retóricas publicitarias. 1  Montesinos Rafael, Carrillo Rosalía. El Crisol de la violencia en las universidades públicas . México: UAM El Cotidiano, 2011. https://www.redalyc.org/pdf/325/32520935006.pdf 2  Abromay Miriam. Cotidiano dos escolas: entre violências. Citado de Montesinos y Carrillo.  Luciano Concheiro en su intervención en el SITAC XIV 3  intentando hablar de la misión del iii 4  y su estudio de los objetos difíciles habla sobre una ruptura en que los conocimientos dentro del aula universitaria han sido desterritorializados debido a la pobre respuesta e intervención de las universidades en las coyunturas que ya no se posicionan en las esferas autónomas que las vieron nacer. 5  Podemos en este instante pensar en la violencia en el espacio universitario y ahora se le suma el argumento de los intentos de imposición del modelo UNIVERSIDAD-CORPORACIÓN. La huelga del 99, a 20 años de este tabú, es un momento muy importante para empezar a reflexionar sobre el monumento #HechoenCU. En este afán de transformar la imagen institucional de nuestra universidad han existido estrategias para modificar y borrar de la memoria esa UNAM que estuvo casi un año sin actividades. La estrategia más significativa fue en 2007, el nombramiento de la UNESCO al campus central de la UNAM Patrimonio de la Humanidad por la importancia histórica, arquitectónica y artística que contiene. Este momento marca una serie de acciones por parte de la institución de cambiar la imagen que tiene la UNAM en el imaginario nacional. Una de ellas son las estructuras #HechoenCU y ahora el Autonomía90. ¿Qué implica el haber puesto un hashtag en ese espacio cristalizado enunciado Patrimonio de la Humanidad que es el campus central? ¿Qué es tomarnos una foto con un hashtag de Twitter o Instagram? ¿La enunciación Hecho  es una forma de crear un orgullo basado en un sentido de pertenencia a la universidad más reconocida del país y a su sede más importante? ¿Qué implica estar, ser o haber sido Hecho? Yo hablo desde afuera, ya que la caótica Facultad de Artes y Diseño de la UNAM fue desterrada, o más bien jamás pensada, en el Edén de Ciudad Universitaria. Ahora, ese inocente monumento que está yaciendo en el pasto de las islas parece transformarse en un dispositivo que reconfigura no sólo el espacio público, sino también el virtual. La comunidad parece estar dividida entre los “ay mis letras condeno enérgicamente” y los “lo  quemaremos todo ” , creo que el #HechoenCU ha encontrado una salida de reflexión muy interesante. La función que se le pensaba ya parece no ser suficiente, el HechoenCU es ese lienzo blanco que puede encontrar desplazamientos como plataforma y como lugar de discordia. Teóricos como José Luis Barrios llegan a la idea de que es impensable reflexionar 3  SITAC: Simposio Internacional de Teoría de Arte Contemporáneo XIV, 2019. 4  iii instituto de investigaciones independientes. 5  Concheiro Luciano. Filosofía e historia en el discurso contemporáneo de la crítica . Ponencia para SITAC XIV, 2019.  el arte público en México sin la política cultural patrimonialista implementado por el Estado. 6  Y reforzando la idea, Christian Mendoza señala que el arte público no es más que una herencia del régimen príista que vio en el potencial de éste una generadora de imaginarios idealizados: “el Estado construía su propia faz a través de piezas públicas”. 7  Con estas dos observaciones se pude tal vez explicar un poco más por qué existe este rechazo ya sea del monumento e incluso de las injerencias a éste. Salvaguardar lo que la universidad nos ha dado, lo que es nuestro y por otro lado sublevarse ante lo que la universidad quiere producir, un imaginario y escenario idealizado de la institución. ¿Cómo cuidar o mejorar nuestra imagen como la mejor institución universitaria de la nación? ¿Cómo preservar las vidas de la comunidad ante la incesante ola de violencia especialmente con las mujeres? ¿Cómo la autonomía se limita, responde o peligra en este escenario? Ante este abrumante panorama quiero volver al fenómeno que como artista quiero comentar. Una aporía de reflexión sobre el espacio público y los nuevos monumentos. Estas imágenes las he encontrado en redes sociales, ninguna es de mi autoría. Son fotografías testimoniales de esos momentos de manifestación en CU. Al pasar en redes sociales, al margen de la manifestación, se genera una gran discusión sobre el valor de este monumento. Volviendo al análisis de documentos que me compete hay que reconocer la coyuntura en que la política y estética han encontrado nuevas plataformas y gramáticas de enunciación y denuncia. Diversas prácticas artísticas de intervención y nuevas monumentalidades alrededor del globo han encontrado en redes sociales una catapulta de visibilidad más contundente que los museos y galerías. Varios creadores coinciden que estamos viviendo una economía de la atención, donde las intervenciones en el espacio público trascienden su discusión y visibilidad en el espacio virtual. Situándonos de nuevo en México, Antonio Martínez Velázquez 8  menciona y escribe sobre este fenómeno de redes ya que en el Internet y las redes sociales, hemos encontrado una gran plataforma de denunc ia e invitación a las causas. Citando a Martínez, “La historia contra factual de los movimientos sociales en México durante la última década puede contarse en 6  Barrios José Luis. “ El Derrumbe de la estatua en ruinas e ironía ” . El Derrumbe de la estatua. Hacia una crítica del arte público. México: UNAM-MUAC, 2014. 7  Mendoza Christian. Lo que esconde el monumento . Arquine. Mayo. (2017) https://www.arquine.com/lo-que-esconde-el-monumento/ 8  Martínez Velázquez Antonio. “Un mundo de extremos: Una década de movimientos sociales”. M+68. #NoMeCansaré. México: UNAM-MUAC, 2018
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x