Film

LA IMPORTANCIA DE LO SECUNDARIO

Description
This paper was the opening conference for the 2013 congress of the Spanish Byzantine Studies Society. Drawing on his experience as editor of three volumes in the Greek Series of the Corpus Christianorum, the author offers hints for research: in
Categories
Published
of 12
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Related Documents
Share
Transcript
  Estudios bizantinos  1 (2013) 1-12ISSN: 2014-9999. DOI: 10.1344/EBizantinos2013.1.1License: Creative Commons LA IMPORTANCIA DE LO SECUNDARIO J󰁯󰁳󰁥󰁰󰁨 A. M󰁵󰁮󰁩󰁴󰁩󰁺 Honorary Research FellowUniversity of Birmingham jmunitiz@arrupe.demon.co.uk  A󰁢󰁳󰁴󰁲󰁡󰁣󰁴  is paper was the opening conference for the 2013 congress of the Spanish Byzantine Stu-dies Society. Drawing on his experience as editor of three volumes in the Greek Series of the Corpus Christianorum, the author offers hints for research: in particular, close attention to what look like minor details (e.g. variant readings) that can reveal the date and character of a text, as in the case of the 󰀀esauros  of eognostos, or cultural attitudes (e.g. homose-xuality) in the  Autobiography   of Nikephoros Blemmydes; he adds some recommendations about useful additional tools, along with a recommendation not to neglect what look like secondary themes of research, while discerning what are unhelpful distractions.  Metadata: Byzantine philology, Greek manuscripts, Transmission of Greek texts, eog-nostos, Nikephoros Blemmydes R󰁥󰁳󰁵󰁭󰁥󰁮  La presente contribución fue la conferencia de apertura de las XVI Jornadas de Bizancio, organizadas por la Sociedad Española de Bizantinística en Alcalá de Henares. Apoyándose en su experiencia como editor de tres volúmenes en la serie griega del Corpus Christiano-rum, el autor ofrece algunos consejos sobre la labor de investigación, en especial, una aten-ción particular a lo que parecen detalles menores (por ejemplo, variantes textuales) que pueden revelar la fecha y el carácter de un texto, como sucede con el 󰀀esauros  de Teognos-to, o actitudes culturales (verbigracia, la homosexualidad) en la  Autobiografía  de Nicéforo Blemides. A esto el autor añade algunas recomendaciones sobre los instrumenta studiorum  útiles, y no deja de animar a tener en cuenta lo que parecen temas de investigación secun-darios, a la vez que discierne lo que pueden ser distracciones que son de poca ayuda.  Metadata: Filología bizantina, Manuscritos griegos, Transmisión de los textos griegos, Teognosto, Nicéforo Blemides  [ 2 ] Estudios bizantinos  1 (2013) 1-12. ISSN: 2014-9999. DOI: 10.1344/EBizantinos2013.1.1 LA IMPORTANCIA DE LO SECUNDARIO J󰁯󰁳󰁥󰁰󰁨 A. M󰁵󰁮󰁩󰁴󰁩󰁺  Me hace mucha ilusión hablar en esta ocasión. 1  Creo que esto me suce-de sobre todo porque ahora que me acerco al final de mi carrera profesional me ilusiona la idea de poder compartir algo de lo que he aprendido y que pue-da ser útil para los que están al principio del camino. No me hago demasiada ilusión: sé que la experiencia es muy personal y solo vale para el individuo. Pero a veces el oír de la experiencia de otros sirve para abrir ventanas. Por lo tanto les invito a escuchar mi “canto del cisne”. Voy a hablar de manera muy personal –no me interesa tanto la teoría cuanto los hechos– y  voy a dividir esta ponencia en cuatro apartados: después de un poco de au-tobiografía, hablaré de técnicas y de la selección de temas, antes de termi-nar con una consideración más general. El título algo enigmático merece un sub-título: “las técnicas de la investigación”. E󰁸󰁰󰁥󰁲󰁩󰁥󰁮󰁣󰁩󰁡󰁳 󰁤󰁥 󰁵󰁮 󰁦󰁩󰁬󰃳󰁬󰁯󰁧󰁯 Así, para empezar: tuve la dudosa suerte de comenzar mis estudios de bi-zantinística en el Instituto Oriental de Roma, dirigido por la Compañía de Jesús como una rama independiente de la Gregoriana. Digo “dudosa suerte” 1  Texto de la ponencia inaugural presentada en las XVI Jornadas de Bizancio, Alca-lá de Henares, 17 de noviembre, 2013. El Autor quisiera dar las gracias a los organizadores del Congreso, en especial la Dra. Inmaculada Pérez Martín, Presidenta de la Sociedad Es-pañola de Bizantinística y la Vicepresidenta, la Prof. Margarita Vallejo, por su invitación y generosa acogida.  [ 3 ] L    a importancia de lo secundario porque allí encontré unos profesores de mucho valor, a quienes debo mucho, pero, francamente, la organización de los estudios entonces no me convenía y, después de dos años bastante tristes, me desplacé a París para iniciar mis estudios doctorales. El mundo académico cambió para mí. Ahora tenía que organizar mi tiempo, y dependía de mí el modo de cómo enfrentarme a la exploración de otra civilización y otra Iglesia. Al llegar tenía en la cabeza la idea de que val-dría la pena estudiar más a fondo la obra de Simeón el Nuevo Teólogo, sobre todo porque vivía en París un jesuita, el P. Paramelle, que había colaborado con el obispo ortodoxo Basil Krivocheine en la edición de Simeón para Sour-ces Chrétiennes. Por casualidad, al llegar a su oficina, no me encontré con el P. Paramelle sino con un sacerdote francés, l’abbé Marcel Richard, jefe del Departamento de manuscritos Griegos del Institut de Recherche et d’His-toire de Textes. Marcel Richard había dedicado los últimos años de su vida a formar una colección de fotografías de manuscritos griegos. Nada más llegar y hablar con él de mi plan para un doctorado me sacó un tomo donde estaban las fotografías de un manuscrito del Monasterio de Iviron en el Monte Atos. «Voilà», me dijo, «un texto que está sin publicar y que bien valdría un estudio». Me había dado una obra desconocida, titulada El Tesoro  ( Θησαυρός ), atribuida a un tal Teognosto. Me explicó que había en-contrado otros manuscritos del mismo libro, y que él estaría muy contento si yo quería ocuparme de ello. En seguida dejé caer en el olvido el plan de una tesis sobre Simeón, pues me di cuenta de que el trabajo de una edición crítica me serviría para mi formación y sería una contribución sólida para el mundo académico. 2 Claro que me faltaba mucho que aprender: paleografía, literatura es-piritual bizantina, historia… Pero las ventajas también eran grandes: ma-nuscritos relativamente fáciles de leer, tiempo para copiar y cotejar textos, expertos a los que consultar… La Universidad de París tenía l’École Pratique 2  Ed. J. A. Munitiz, 󰀀eognosti 󰀀esaurus  (Corpus Christianorum Series Graeca 5), Turhout – Leuven 1970; trad. inglesa en preparación en la serie Corpus Christianorum in Translation.  [ 4 ] La importancia de lo secundario des Hautes Études al lado de la Sorbona, y allí me asignaron como director de tesis a un ex-asuncionista, Jean Gouillard, que se había especializado en lite-ratura espiritual bizantina. Por casualidad, Gouillard había publicado ya algo sobre el misterioso Teognosto, a quien él databa en el siglo XIV, y me acogió con gran bondad. No he conocido otro especialista que pudiese interpretar textos con más finura y sensibilidad que Gouillard. Así empecé a trabajar. Pero aquí interviene unos de esos momentos que de repente cambian todo. Una vez que tenía el texto del Tesoro dactilografiado –claro está, a má-quina, pues en esos años no había ordenadores– y, entre paréntesis, todavía me acuerdo que la máquina que usaba con sus caracteres griegos había sido fabricada en Eíbar, donde vivía parte de mi familia española… pues, una vez que tenía el texto, me fui a Atenas para trabajar en el Museo Benaki, donde había otro manuscrito de la misma obra. Una mañana, al comparar el texto del Monasterio de Iviron con el del Benaki, de repente me di cuenta de que había un variante que me sorpren-dió: Teognosto está hablando de los años que han pasado desde la muerte de Jesucristo, y dice: «Pero ahora veis que mil doscientos años han pasado desde Cristo» (§ 11.7). En el manuscrito de Benaki no dice solamente «mil doscientos años», sino «mil doscientos sesenta y uno». Esa nueva fecha me permitía fijar un terminus post quem para la obra: se trataba del año 1252 o 1253 en la era cristiana, es decir mientras los latinos ocupaban Constantino-pla en pleno siglo XIII. El problema de la fecha del Tesoro estaba resuelto, y ahora podía identificar a Teognosto como una figura del Imperio exiliado en Nicea. Para mí fue como una revelación. De repente, me di cuenta de cómo se puede avanzar en la investigación, descubrir nuevos datos y reformar el co-nocimiento de una obra gracias a una frase pequeña. Puedo decir que había descubierto mi vocación de investigador. Como veis, estoy exagerando un poco, pero quisiera hacer ver de esta manera tan personal cómo lo que a primera vista es tan “secundario”, un de-talle en un manuscrito perdido, puede ser de gran importancia.  [ 5 ] La importancia de lo secundario  Les voy a dar otro ejemplo de este fenómeno, que me ha acaecido mu-cho más tarde. Al preparar mi edición 3  de las Preguntas y respuestas  (los lla-mados erotapokriseis ) de Anastasio el Sinaíta, una edición empezada por el gran Marcel Richard, pero que tuvo que dejar por su muerte prematura en 1976, encontré que uno de los problemas que presenta esta obra es su relación con otra colección de erotapokriseis  atribuida a Atanasio de Alejandría, aun-que es obvio que esta no es una obra genuina. ¿Cuál de las dos colecciones fue la primera? Da la casualidad de que ambos textos tienen muchos párrafos en co-mún. Entre ellos hay una referencia a la ocupación de los Lugares Santos. En Anastasio se lee: «᾽Iδοὺ γὰρ βαρβάρων κρατούντων τὴν χώραν τῶν ἁγίων τόπων» (Anast. Sin., Qu . 69), es decir: «Mira cómo los bárbaros están ocu-pando los Santos Lugares». En cambio, el texto del pseudo-Atanasio es más breve, y dice: «Kαὶ βαρβάρων πολλάκις τὴν Παλαιστίνην παραλαβόντων» (Ps.Ath., Qu. 44), es decir: «Aunque los bárbaros hayan capturado Palestina muchas veces». Al comparar las dos referencias se ve en seguida que la segunda supone un período más tardío, cuando ya, no solo los persas, sino sucesivas oleadas de invasiones árabes han pasado por Palestina. En cambio, Anastasio está  viviendo mientras el Islam está controlando el país, un tema que aparece mu-chas veces, tanto en sus erotapokriseis  como en sus narraciones. Por supuesto, con un solo texto no se establece de manera definitiva una cronología, pero pequeños indicios de este tipo son los que permiten al investigador llegar a conclusiones de valor. Un último ejemplo que tiene su interés, lo encontré al publicar mi se-gundo tomo en el Corpus Christianorum, la Vida de Nicéforo Blemides, so-bre la que hablaré más tarde. En esta autobiografía excepcional el autor habla de su juventud y de los problemas sexuales que le turbaron. En un momento 3  Ed. M. Richard (†) – J. A. Munitiz,  Anastasii Sinaitae Quaestiones et Responsiones  (Corpus Christianorum Series Graeca 59), Turhout–Leuven 2006; trad. inglesa,  Anasta-sios of Sinai Questions and Answers  (Corpus Christianorum in Translation 7), Turnhout 2011.
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x