Documents

Hipótesis en torno al discurso la ideología y el antagonismo _ Osvaldo Blanco

Description
“Ideología” y “Discurso” son conceptos que han competido por convertirse en parte central del marco teórico de la crítica política al capitalismo y de cómo éste define el orden social. De hecho, el término de “discurso”, especialmente el proveniente de la obra de Foucault y retomado por el postmarxismo de Laclau y Mouffe surge, precisamente, a partir de su crítica a la versión althusseriana del término “ideología”. La forma como se entiende a esta última, no obstante, también ha sido profundamente modificada de la mano de la obra de Slavoj Žižek. En el presente texto se desarrollan algunas reflexiones sobre la contraposición entre discurso e ideología como dispositivos textuales en pos de producir una definición “verdadera” de lo social.
Categories
Published
of 5
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Related Documents
Share
Transcript
  1 Hipótesis en torno al discurso, la ideología y el antagonismo comoelemento estructural de la sociedad. Osvaldo Blanco 1   “ El problema de si al pensamiento humano se le puede atribuiruna verdad objetiva, no es un problema teórico, sino unproblema  práctico . Es en la práctica donde el hombre tiene quedemostrar la verdad, es decir, la realidad y el poderío, la   terrenalidad de su pensamiento. El litigio sobre la realidad oirrealidad de un   pensamiento que se aísla de la práctica, es unproblema puramente escolástico .(Marx, Tesis sobre Feuerbach, Nº II) 1.- Resumen “Ideología” y “Discurso” son conceptos que han competido por convertirse en parte central del marco teórico de la crítica política al capitalismo y de cómo éste define elorden social . De hecho, el término de “discurso”, especialmente el proveniente de la obra de Foucault y retomado por el postmarxismo de Laclau y Mouffe surge,precisamente, a partir de su crítica a la versión althusseriana del término “ideología” (Larraín, 2010). La forma como se entiende a esta última, no obstante, también ha sidoprofundamente modificada de la mano de la obra de Slavoj Žižek  .En el presente texto se desarrollan algunas reflexiones sobre la contraposición entrediscurso e ideología como dispositivos textuales en pos de producir una definición “verdadera” de lo social.   2.- El antagonismo: lo “ Real ” de lo social   Hay una figura extraída del psicoanálisis relativa a fijaciones traumáticas que son almismo tiempo inevitables e inadmisibles; fijaciones de la personalidad que para seguirsiendo operativas deben ser reprimidas ( Žižek, 2004 ). El propósito de indicar estadefinición es señalar la siguiente hipótesis: la sociedad, para sostenerse como un ordenregularmente estable en el transcurso del tiempo, debe ser un término que oculte lo quereprime, presentándose como un ámbito de funcionalidad, un cuerpo con sus órganosclaramente establecidos. La sociedad sería una figura fundada en un antagonismo queno logra visualizar, porque se trata de su fondo traumático, una otredad de lo social que remite a lo “no - social”, lo anti -social, lo anómico, lo disfuncional, el caos, ladecadencia, al debilitamiento de todos los vínculos sociales (ibíd.).Ahora bien, la estructura social se funda en un antagonismo con el afuera, pero, lejos de ser un entorno distinto al adentro, lo “no - social” actúa como elemento interno, invisibley reprimido, que, sin embargo, permite a la sociedad establecer una diferencia con dichoelemento en su propia interioridad. Con ello queremos decir que, sociológicamentehablando, no es posible señalar un más allá de lo social. La equivocidad de términos tales como “marginalidad” o “exclusión” social, por ejemplo, está en que muchas vecesson interpretados como términos que se basan en la idea de que las personas que viven 1 Sociólogo Universidad Arcis, Magíster en Ciencias Sociales Universidad de Chile.  2 estas situaciones están “por fuera” de la sociedad. En suma, mi convicción es que no hay nada más allá de lo social y que, por lo tanto, lo anti-social no es una exterioridad,sino más bien un elemento estructurante al interior  del orden social.Dicho de otro modo, el concepto de sociedad es un término universal que, sin embargo,se constituye estructuralmente sobre su propia falla, sobre el trauma o, dicho entérminos sociopolíticos más específicos: sobre el antagonismo social (Žižek, 2003) .Cualquier intento de definir el sistema social implica un intento, siempre fallido, deencerrarse respecto del trauma antagonista que lo constituye. Dicho de otro modo, elantagonismo (la lucha de clases, la lucha estudiantil, la lucha sexual, los conflictosétnicos, etc.) es la contradicción interna que hace que la sociedad, estructuralmentehablando, tenga este elemento como algo siempre indecible  –  cada vez que nosabocamos a caracterizarlo aparece un nuevo sujeto reivindicando el legítimo derecho asu diferencia  –  , vale decir, como el soporte desde donde se estructuran a nivel simbólicolas relaciones sociales. 3.- Ideología, Discurso y Verdad.   Ahora bien, si esto es así, proponemos una segunda hipótesis: la ideología surge comola trama narrativa desde la cual el cuerpo social intenta llenar el vacío constituido por el antagonismo traumático que lo funda. Al respecto, Žižek plantea una distinció n entre loimaginario del espectro o núcleo pre-ideológico y la ficción del orden simbólico. Elantagonismo que amenaza con derrumbar lo social es para Žižek lo Real lacaniano , elmomento traumático que hace presente a la muerte, al caos y desintegración social. Lasociedad teme la aparición del espectro de lo Real, pues éste significa un momentotraumático, casi siempre olvidado, que de vez en cuando retorna como amenaza de sumuerte (Murillo, 2008). Por lo tanto, la ideología sería aquella ficción simbólica(lenguaje) que rearticula las coordenadas que habían sido desestructuradas con laaparición latente del espectro de la muerte (lo Real). Para Žižek, l a ideología es eldiscurso que permite el reconfortante despliegue del lenguaje, expansión discursiva quetiene por misión reterritorializar la desestructuración y fisura de la entrada en escena delfantasma traumático del antagonismo de lo Real. Cuando Žižek habla de lo imaginario de la ideología remite al espectro, al fantasma que aparece en el hueco, en el vacío que amenaza con derrumbar el orden simbólico (que,dicho sea de paso, para los sujetos es lo mismo que la “sociedad” o “realidad”). Lo simbólico es el despliegue del lenguaje en pos de liquidar ese espectro por medio de lapalabra, de los objeto s, de la ciencia. Tal y como señala Murillo (op.cit: 26): “La realidad social en la modernidad industrial se constituyó sobre la ficción simbólica deluniversalismo de los derechos y deberes; esta ficción invistió la irresoluble y reprimidadesigualdad social que afectaba al sistema y su consiguiente amenaza de muerte. Ella reaparece en el espectro ideológico bajo la forma de contradicciones no advertidas”.  Si estructuralmente hablando la sociedad posa sobre un antagonismo traumático, enconstante cambio, el discurso ideológico aparece como el intento discursivo por llenarel vacío y proponer una serie de coordenadas que permitan la confrontable identidad y mismidad de “sentirnos en casa”. Desde esa perspectiva, lo que se experimenta como“la sociedad” no es la “cosa en sí”, sino que, por el contrario, una trama simbolizada hecha de formas provenientes de una episteme múltiple que logra relacionarmetonímicamente elementos diversos, ya sean mitos, folclore, filosofía, religión,  3ciencia, etc. 2 . Vale decir, la episteme remite a cierta formación discursivamenteestructurada a partir de la constante actividad del trabajo humano, condicionándolo almismo tiempo a él. Tal y como lo planteaba Foucault, una episteme nunca es estructurarígida o cerrada (Foucault, 2005). Más bien, se trata de una formación discursivadesagregada, hecha de una concatenación no completa y no lineal  –  al ser pensado comoinconsciente, el lenguaje no se rige por las leyes de la lógica  –  entre formacionesdiscursivas y extra-discursivas que establecen grietas, fracturas, contradicciones y saltosargumentativos (Murillo, op.cit; Foucault, 2002) 3 . Este discurso en constanteproducción y reproducción es lo que nosotros transitamos como realidad. De esta forma,la realidad social es una ficción simbólica, no porque ella no exista, sino precisamentepor el hecho de que es una realidad construida históricamente por medio deldesplazamiento metafórico y metonímico de la cadena de significantes ( Žižek  , op.cit).Lejos de estar dada de antemano, la realidad presentada en estos términos ideológicos se escapa de la vieja idea de Marx de “falsa conciencia”. Detrás de la ideología no hay una cosa en sí  ; detrás de la ideología, simple y llanamente, no hay nada (ibíd.). En otraspalabras  , la ideología es la realidad simbólicamente construida a través del lenguaje .  Desde esta particular definición de ideología hecha por Žižek  , no se puede sostener que la ideología es una “falsa conciencia” pues esto remitiría a la convicción de que es posible situarse desde un lugar por fuera de la construcción discursiva.En este particular punto Žižek  se emparenta tanto con Foucault como con post-althusserianos como Laclau, quienes sostienen el término de discurso como una formade criticar la ideología althusseriana de la falsa conciencia. El discurso remite arelaciones de poder; tal y como dirá Foucault fuertemente influenciado por Nietzsche: elpoder produce saber, produce el régimen de verdad que es necesario para elmantenimiento de su dominio. En su versión de “fals a c onciencia” , la ideología debe sercriticada desde un lugar extra-ideológico, un punto de vista verdadero, científico  –  queno es otra cosa que el punto de vista del materialismo histórico  –  desde donde se juzga ala ideología. Es como si la ideología estuviese en otro lugar que la verdad o, lo que es lomismo, como si la verdad residiera en un lugar distinto al de la ideología. La ideologíadesde la mirada de Althusser es una cuestión cognitiva, un error que se supera con lallegada de la verdad a partir del ejercicio científico (Eagleton, 2005). Entre la ideologíacomo error cognitivo y la ideología como realidad simbólicamente tramada existenclaras diferencias.El término de discurso, por contrapartida, tiene en Foucault un resabio nietzscheano quese aleja de las pretensiones científicas respecto de la verdad. Vale decir, a diferencia de 2   En el psicoanálisis lacaniano, la metonimia acompaña a la metáfora como uno de los dos procesospsíquicos que tiene el ello (inconsciente) para manifestarse. El siguiente ejemplo trata de ilustrar estepunto: una persona que odie a su padre, al no poder hacer consciente este sentimiento, desarrolla unaaversión aparentemente inexplicable hacia la marca de cigarrillos que éste fumaba. En este caso, lo que elpadre significa para el sujeto (significado) se traslada del significante inicial (el padre) hacia otro que estárelacionado (los cigarrillos) (Dor, 2008).   3   Las descripciones e ideas enunciadas socialmente se apoyan y se niegan unas a las otras, siendo este vaivén de sentido lo que genera un “efecto de verdad”, donde se “tejen certezas”, conformándose un“sistema de ideas”, una muralla de convicciones, “bases sólidas” que aparecen como una “realidad”. Estesistema de ideas puede aparecer como una base sólida, pese a que existan inconsistencias internas.Efectivamente, estos corpus se estructuran en base de conexiones de argumentos inconmensurables,argumentos que conducen a verdaderos callejones sin salida, a recursos tautológicos, demostracionescirculares que, lejos de progresión linealista, está sujeta a los accidentes externos que condicionan el discurso que percibimos como “verdad” (Foucault, 2002).    4 la “ideología” de Althusser , el concepto de “discurso” no tiene que ver con la verdad . Para Nietzsche, el conocimiento humano no tiene como finalidad la comprensión y elentendimiento de las cosas. La meta de la ciencia y del conocimiento no es la verdad,como si la verdad estuviese esperando en algún lugar metafísico. La meta de la ciencia yasí también de cualquier pretensión de verdad es la dominación.En efecto, el conocimiento humano está orientado a dominar las cosas, pues es uninstrumento dentro de la lucha por la vida. Por tanto, si conocemos algo no es paraentenderlo, ni para comprender sus causas. Simplemente producimos conocimiento apartir de la voluntad de poder, puesto que entendemos las cosas para dominar la vida(Larraín, op.cit). El saber está determinado por la voluntad de dominio, por la voluntadde poder. La verdad no es el fin supremo del intelecto. Incluso la mentira y la falsedad,si son indispensables para el dominio de las cosas, pueden ser promovidas y aseguradaspor la razón y el conocimiento. De esta manera, si es necesario mantener y extender lapropia vida, una falsedad puede ser tan o más importante que la verdad. Esto esexpresado por Nietzsche en su famoso aforismo 4 de su obra “Más allá del bien y del mal” : “El hecho de que un juicio sea falso no constituye, en nuestra opinión, unaobjeción contra ese juicio (…) Se trata de saber en qué medida este juicio sirve para acelerar y mantener la vida, para conservar la especie,  para mejorarla incluso (…)renunciar a los juicios falsos sería renunciar a la vida, negar la vida” (Nietzsche, 2010: 50-51). 4.- El exceso del lenguaje respecto de la producción material La construcción social que llamamos realidad es el tejido históricamente infinito, noinamovible, del quehacer humano siempre entramado en relaciones de poder, en luchaspor y contra la dominación. Las relaciones e interacciones sociales nunca se realizanentre sujetos iguales, pues siempre hay poder y resistencia, desequilibrios que remiten alhecho que la sociedad, lejos de un campo inmóvil donde confluye una comunidad desemejantes, está constituida sobre el antagonismo que surge en torno a lamultidimensionalidad del trabajo y la dominación.Dicho antagonismo  –  de clase, etnia, género, etc.  –  es el elemento universal siemprepresente en la sociedad capitalista y esto es así porque el trabajo colectivo, ya sea debienes materiales o simbólicos, nunca se distribuye homogéneamente. Si decimos que laestructura social que se da en torno a la producción material de la sociedad y a losintercambios de los bienes y las riquezas, también sostenemos que estos procesos deantagonismo entre los seres humanos produce la realidad simbólicamente mediada,discursivamente intervenida.Sin embargo, no se trata de pensar que el entramado ideológico concuerda con laproducción material. No estamos volviendo a la coincidencia entre base ysuperestructura. En otras palabras, no hay una exacta correspondencia entre posicionesdadas en el seno de relaciones de producción y generación ideológica de discursosemitidos desde estas posiciones. Por el contrario, la ideología produce siempre unexceso de sentido, pues el antagonismo social es la forma en que la desigualdad seexpresa en todas sus múltiples e infinitas materialidades y abstractas formas. Elantagonismo material produce un exceso de sentido simbólico, esa es la razón de porquélos seres humanos creamos ideologías y discursos. Estos últimos términos son manerasde dominar siempre inestable campo social, buscando una satisfactoria coherencia. En
Search
Tags
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks